Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU: Las políticas de Austria, Croacia, Eslovenia, Serbia y Macedonia agudizan la crisis de los refugiados

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha afirmado este jueves que las nuevas políticas migratorias aprobadas por Austria, Croacia, Eslovenia, Serbia y Macedonia agudizan la crisis de los refugiados.
En su comunicado, Al Hussein ha subrayado que estas medidas "han empezado a tener un impacto negativo en los Derechos Humanos de los refugiados", agregando que están empeorando la situación en Grecia, el principal puerto de llegada de esas personas a Europa.
Tras la aplicación de controles por nacionalidades en noviembre de 2015, el pasado fin de semana las autoridades de Macedonia, Serbia, Croacia, Eslovenia y Austria pusieron en marcha nuevas medidas con las que regular el flujo de inmigrantes y refugiados que atraviesan su territorio.
Los afganos --el 30 por ciento de quienes llegan a Grecia-- no tienen permiso para cruzar la frontera entre Grecia y Macedonia ni entre Macedonia y Serbia.
En este sentido, Al Hussein ha lamentado que "cientos de afganos habrían sido abandonados en condiciones miserables durante más de cinco días en la frontera entre Macedonia y Serbia, y a muchos otros no se les ha permitido la entrada de Grecia a Macedonia sólo a causa de su nacionalidad".
El alto comisionado ha criticado además que algunos países nieguen la entrada a quienes no lleven los documentos requeridos, recordando que "hay muchas razones por las que una persona puede huir de su país sin documentos de viaje, sin que esto condicione su condición de refugiado".
"La falta de un documento válido nunca debe ser una razón para impedir un proceso de asilo", ha recalcado, al tiempo que ha reconocido los desafíos a los que se enfrentan algunos países europeos ante el flujo de refugiados.
Pese a ello, ha tildado de "especialmente preocupante" que las nuevas políticas acordadas permitan la expulsión colectiva de extranjeros, "un acto prohibido explícitamente por el Derecho Internacional".
Al Hussein ha manifestado además que el citado acuerdo "autoriza la caracterización racial de las personas, limita la entrada de los refugiados por razones humanitarias y no contempla la protección de los migrantes vulnerables o víctimas de abusos".
"Estas medidas exacerban el caos y la miseria a lo largo de toda la ruta y especialmente en Grecia, que se encuentra desbordada", ha dicho. "Urjo a los cinco países a reevaluar la actuación de sus fuerzas policíacas y a ajustarse a las leyes internacionales", ha remachado.