Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU afirma que Corea del Norte muestra signos de debatir más activamente la situación de DDHH en el país

El relator especial de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Corea del Norte, Marzuki Darusman, ha afirmado este martes que el país está mostrando signos de discutir la situación humanitaria en el país, si bien ha pedido la Asamblea Nacional que envíe ante el Tribunal Penal Interencional (TPI) el documento del organismo sobre los crímenes contra la Humanidad cometidos por las autoridades norcoreanas.
Darusman ha solicitado que el sistema de la ONU en su conjunto trabaje con el informe "de forma coordinada y unificada", lo que, a su juicio, "mandaría la señal inequívoca de que la comunidad internacional está decidida a llevar a Corea del Norte a un nuevo nivel (internacional)".
El borrador, redactado por la Unión Europea (UE), fue presentado a puerta cerrada durante a principios de octubre, siendo la primera vez que un borrador sobre el país asiático incluye un plan para llevar al líder del país ante el tribunal internacional.
El informe de la ONU, compuesto por un total de 372 páginas, detalló una serie de abusos, incluyendo el uso de campos de trabajo, torturas sistemáticas, hambrunas y asesinatos comparables a las atrocidades de la Alemania Nazi.
Por otra parte, Darusman ha reconocido la "participación activa" de las autoridades norcoreanas sobre la situación humanitaria en el país y ha recalcado que Pyongyang ha aceptado 113 de las 268 recomendaciones formuladas.
Las recomendaciones aceptadas están relacionadas de forma mayoritaria con el cumplimiento de los derechos económicos, sociales y culturales, así como con la protección de los derechos de las mujeres y los niños.
"Aplaudo estos signos de creciente participación de Corea del Norte con el Consejo de Derechos Humanos (de la ONU) y la comunidad internacional, y espero que den frutos", ha valorado Darusman, quien, sin embargo, ha expresado su preocupación por la no aceptación de recomendaciones sobre los hallazgos de la comisión de investigación.
Respecto al asunto de los desaparecidos y secuestrados por parte de las autoridades norcoreanas, ha recalcado que Pyongyang "debe permitir a todas las personas secuestradas o desaparecidas, así como a sus descendientes, regresar a sus países de origen, así como acelerar la investigación sobre el destino de los desaparecidos de forma transparente y verificable".