Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU pide al Gobierno de Honduras que evite la impunidad de los asesinos de defensores de DDHH

El relator especial de la ONU sobre la situación de los defensores de Derechos Humanos, Michel Forst, ha pedido al Gobierno de Honduras que tome "medidas inmediatas y concretas" para evitar que el país se convierta en una zona de "impunidad" para los asesinos de activistas de las garantías fundamentales.
Forst ha publicado este viernes un comunicado, en el que denuncia el asesinato de Nelson García, dirigente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), la organización fundada por la líder indígena Berta Cáceres, quien también fue asesinada el 3 de marzo pasado.
"Esta nueva tragedia deja al descubierto una vez más las principales fallas en la protección de los defensores en el país", ha dicho el experto, en referencia al asesinato de Nelson García, que se produjo el 15 de marzo, poco después de haber presenciado un desalojo forzado realizado por las fuerzas de seguridad en la zona de Río Lindo, al sur de San Pedro Sula.
Por ello, el experto de la ONU advierte de que "es hora de que las autoridades hondureñas tomen medidas que protejan a los defensores de los Derechos Humanos en el país y a sus familias". Forst recuerda que los Estados tienen la obligación de garantizar la seguridad de esos activistas dentro de sus fronteras.
Además, ha instado al Gobierno a "condenar públicamente" el asesinato de Nelson García y a emprender una "investigación inmediata, independiente e imparcial sobre su muerte".
"Este ciclo de violencia sólo se detendrá cuando se enfrente a la impunidad y los autores de esos atentados comparezcan ante la justicia", ha aseverado.
Según varios informes recibidos por el relator, Honduras se ha convertido en uno de los países más peligrosos del mundo para los defensores de Derechos Humanos, en particular los que promueven los derechos relacionados con el medio ambiente y la tierra.