Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU desconoce la cifra de 20.000 muertos en Sri Lanka citada por The Times

La ONU aseguró hoy que desconoce los presuntos documentos del organismo en los que el periódico británico The Times se basa para afirmar que unos 20.000 civiles murieron en la reciente ofensiva final del Ejército de Sri Lanka contra los rebeldes tamiles.
La portavoz de Naciones Unidas, Marie Okabe, dijo que la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) no tiene conocimiento de la cifra citada por el rotativo británico, que es mucho más alta que la de 6.500 muertos barajada hasta el momento.
"Desconocen de dónde sale esa cifra", afirmó Okabe al ser preguntada en una conferencia de prensa sobre la información publicada en la edición de hoy de The Times.
La portavoz señaló que "como ya se ha dicho antes, en el punto álgido de los combates, se proporcionaron cifras indicativas de bajas a algunos países en una reunión a puerta cerrada para resaltar la creciente preocupación de las organizaciones humanitaria sobre la suerte de los civiles atrapados en la zona del conflicto".
"Naciones Unidas no ha sido tímida a la hora de hablar de la magnitud del sufrimiento y la muerte, y ha hecho sonar la alarma sobre lo que sucedía" en Sri Lanka, aseveró.
"Centrarse en la divulgación de nuevas cifras (de civiles muertos) es una distracción, ya que hemos dicho repetidamente que es inaceptable lo altas que han sido", agregó.
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, fue el primer líder internacional en viajar a Sri Lanka y allí hizo un llamamiento "firme" sobre la necesidad de hacer llegar ayuda humanitaria a todos las víctimas del conflicto, agregó Okabe.
El diario británico aseguró que la mayoría de las muertes fueron causadas por el bombardeo de artillería de las tropas gubernamentales sobre el reducto en el noreste del país en el que habían arrinconado a la guerrilla de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE).
Según documentos a los que tuvo acceso el periódico, entre ellos fotografías aéreas, de las que publica algunas, el Ejército ceilanés lanzó una durísima ofensiva a finales de abril que duró unas tres semanas y que costó la vida a miles de civiles.
Documentos confidenciales de Naciones Unidas a los que también tuvo acceso el periódico indican que cerca de 7.000 civiles perdieron la vida en la zona de alto el fuego hasta finales de abril.
Fuentes de la ONU dijeron que a partir de ese momento aumentaron las muertes de civiles con una media diaria de mil hasta el 19 de mayo, día en que resultó muerto Velupillai Prabhakaran, líder de los Tigres Tamiles, según el rotativo.
Sin embargo, las autoridades ceilanesas aseguran que sus fuerzas suspendieron el uso de artillería pesada el 27 de abril y respetaron la zona de alto el fuego donde habían encontrado refugio 100.000 civiles tamiles, muchos de ellos mujeres y niños.
Un portavoz diplomático ceilanés negó en Londres las acusaciones del periódico y dijo que "si han muerto civiles es por las acciones de los rebeldes que se dedicaron a matar a quienes trataban de escapar".