Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU pide acceso al sureste de Turquía por las "alarmantes" informaciones sobre violaciones de los DDHH

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, ha pedido al Gobierno que permita el acceso de observadores independientes al sureste de Turquía para que comprueben 'in situ' las "alarmantes" informaciones sobre abusos cometidos por las fuerzas de seguridad en el marco de la ofensiva contra los kurdos.
MADRID 10 (EUROPA PRESS)
"Más y más información ha llegado a través de diversas fuentes creíbles sobre las acciones de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Cizre durante el prorrogado toque de queda, entre diciembre y marzo, y el panorama que dibujan, aunque aún incompleto, es extremadamente alarmante", ha dicho Al Husein en un comunicado.
El jefe de Derechos Humanos de la ONU ha contado que el relato "más preocupante" es el que asegura que "más de cien personas han sido quemadas vivas hasta la muerte en tres asentamientos que habían sido rodeados por las fuerzas de seguridad".
De acuerdo con el diplomático jordano, las fuentes han denunciado también que "civiles desarmados, incluidos mujeres y niños, han sido disparados deliberadamente por francotiradores o desde tanques y otros vehículos militares.
Al Husein ha señalado igualmente la supuesta existencia de torturas, detenciones arbitrarias y desplazamientos internos", así como "una masiva y desproporcionada destrucción de la propiedad y de infraestructuras clave". Incluso habrían impedido que el personal sanitario atendiera a los heridos, ha añadido.
El Alto Comisionado ha condenado "enérgicamente" la violencia desatada por los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y sus aliados en Cizre y otras zonas, pero al mismo tiempo ha subrayado que "Turquía tiene la obligación de proteger a la población" y "respetar los Derechos Humanos en sus operaciones antiterroristas".
"Todas estas acusaciones son extremadamente serias y deben ser investigadas en profundidad", por ello ha reiterado su llamamiento al Gobierno turco para que permita a Naciones Unidas y "otros observadores imparciales, incluidas organizaciones de la sociedad civil y periodistas", acceder a la zona para "recabar información de primera mano".