Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU advierte de que sólo ha recibido el 16% de los fondos para hacer frente a la crisis en Yemen

El director de operaciones de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, John Ging, ha advertido este martes de la falta de recursos para hacer frente a la situación en Yemen, recalcando que el plan de respuesta sólo ha recibido un 16 por ciento de los fondos.
Ging, que ha realizado una visita de tres días al país árabe, ha hablado a su vuelta de la "desesperada" situación humanitaria en Yemen, agregando que ésta se deteriora "cada día" a causa del conflicto.
En este sentido, ha señalado que las hostilidades han empeorado un escenario ya de por sí precario a causa de la pobreza y la inestabilidad, al tiempo que ha cifrado en trece millones el número de personas que necesita ayuda urgente.
"Esta es una crisis que, pese a estar creciendo en cuanto a su gravedad e impacto en la población, no recibe la atención internacional que merece y esto se refleja en unos fondos excesivamente bajos", ha lamentado.
Así, Ging ha detallado que la petición de 1.800 millones de dólares (alrededor de 1.595 millones de euros) para operaciones de ayuda en Yemen durante este año es un reflejo de la magnitud de la crisis, reclamando que se le dé prioridad.
Por último, ha señalado que muchos yemeníes han muerto a causa de enfermedades prevenibles, añadiendo que 7,6 millones de personas necesitan ayuda alimentaria y recordando que más de 2,5 millones de niños se han visto desplazados por los combates.
Yemen vive inmerso en una guerra civil desde hace más de un año y, según la ONU, más de 6.200 personas han perdido la vida, la mitad de ellas civiles. El presidente, Abdo Rabbu Mansur Hadi, cuenta en esta lucha con el apoyo de una coalición regional encabezada por Arabia Saudí, mientras que los rebeldes huthis tendrían apoyo de Irán.
El proceso de negociaciones de paz ha sufrido un nuevo golpe este mismo martes, después de que el Gobierno haya anunciado su retirada de las conversaciones, auspiciadas por Naciones Unidas, y haya advertido de que sólo volverá al diálogo si los rebeldes se comprometen a retirarse de las ciudades que han tomado desde 2014 y a entregar las armas.