Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU alerta de que hasta ocho niños pueden morir cada hora por falta de alimentos en Nigeria

El Plan de Respuesta Humanitaria para Nigeria necesita fondos de forma urgente para hacer frente a los siete millones de personas que se encuentran en situación de extrema necesidad, en una región en la que hasta ocho niños pueden llegar a perder la vida cada hora por malnutrición severa, según ha declarado un miembro de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).
"A no ser que aumentemos el fondo ahora, entre siete y ocho niños morirán de malnutrición severa cada hora, lo que supone que unos 184 niños podrían perder la vida cada día. Necesitamos fondos de forma urgente para poder dar respuesta a esta crisis", ha declarado Munir Safieldin, el coordinador humanitario de la OCHA.
La situación en el noreste de Nigeria "es muy alarmante", de acuerdo con Safieldin. El grupo terrorista Boko Haram ha instigado oleadas de violencia que afectan a más de 15 millones de personas y ha provocado que miles de habitantes del noroeste de Nigeria hayan tenido que desplazarse internamente y se encuentren en situación de extrema necesidad.
El Plan de Respuesta Humanitaria para Nigeria, que tiene como objetivo proveer con ayuda humanitaria a la población afectada por el conflicto, ha solicitado a sus contribuyentes una suma de unos 280 millones de dólares para hacerle frente a la crisis. A día de hoy, tan sólo ha recibido un 22 por ciento de los fondos que necesita.
El subsecretario adjunto de la OCHA, sin embargo, ha anunciado este martes que ha desbloqueado unos 13 millones de dólares del Fondo Central de Respuesta Humanitaria de Naciones Unidas (CERF), para proporcionar asistencia unas 250.000 personas en el noreste de Nigeria.
Muchas de las poblaciones afectadas por el conflicto, impulsado por Boko Haram, han perdido todas sus cosechas y ganado, que suponen su fuente de ingresos y de alimento. Unas 50.000 personas necesitan de forma urgente semillas y herramientas para la próxima cosecha, que recibirán gracias a los fondos del CERF.
Por otra parte, un gran número de mujeres y niños han sufrido o han sido testigos de terribles abusos. Con el desbloqueo de esta suma por parte de la ONU, se podrá proporcionar apoyo psicológico a estas personas.