Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU urge a los líderes brasileños a buscar una solución "armoniosa" a la crisis política

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha urgido a los líderes brasileños a buscar una solución "armoniosa" para superar la crisis política desatada por las investigaciones contra la presidenta, Dilma Rousseff, y su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva.
"Pido a los líderes que adopten soluciones armoniosas y tranquilas", ha dicho Ban en declaraciones exclusivas al diario brasileño 'Estadao' desde la sede de Naciones Unidas en Ginebra.
El jefe de la ONU se ha mostrado consciente del "desafío" al que se enfrenta Brasil, pero ha confiado en que consiga "superarla", subrayando que se trata de "un país muy importante" por lo que "cualquier inestabilidad política" podría afectar a sus vecinos regionales.
"Es una preocupación social para nosotros", ha admitido Ban. "No podemos ignorar la situación que vive Brasil", ha añadido el secretario adjunto para Derechos Humanos, Rogerio Sottili.
Sottili ha urgido a los poderes públicos brasileños a "cooperar totalmente" con las autoridades judiciales en las investigaciones sobre "la supuesta corrupción de alto nivel", al tiempo que ha advertido al Poder Judicial en contra de adoptar "posiciones políticas".
"Estamos preocupados por la posibilidad de que un círculo vicioso acabe afectando a la credibilidad tanto del Ejecutivo como del Judicial" por los "acalorado debates políticos", ha señalado Rupert Colville, portavoz de la organización internacional.
La crisis política en Brasil se agravó a mediados de marzo, cuando Rousseff decidió nomrar a Lula como jefe de la Casa Civil --una especie de súper ministro-- incluyéndolo así en el Gobierno y, en consecuencia, convirtiéndose en aforado.
La designación de Lula ha sido recurrida en numerosas instancias y se espera que el Supremo se pronuncie esta semana de forma definitiva. De seguir en el cargo, las pesquisas en su contra por su presunta implicación en la trama corrupta de Petrobras pasarán al alto tribunal.
A su vez, el Congreso decidirá en abril sobre la apertura de un juicio político contra Rousseff por maquillar las cuentas públicas de 2014. El abandono de su principal socio de Gobierno, el PMDB, ha aumentado la probabilidad de que el Parlamento apruebe el 'impeachment'.