Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU califica 2017 como "uno de los años más peligrosos" para los periodistas en México

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México ha calificado este viernes el año 2017 --a pesar de que sólo ha pasado la mitad del mismo-- como "uno de los más peligrosos" para el colectivo periodístico y los que "ejercen la libertad de expresión" en el país.
En un comunicado, la oficina de la ONU ha asegurado que cerca de 20 periodistas han desaparecido en el país desde 2005 y que sólo en lo que va de año ya han perdido la vida siete. Esto "confirma a este año como uno de los más peligrosos para quienes ejercen la libertad de expresión en México".
La última ha sido la de Salvador Adame Pardo, desaparecido desde el pasado 18 de mayo y cuyo cadáver apareció calcinado el 14 de junio en una zona remota del municipio la localidad de Gabriel Zamora, en el estado de Michoacán.
En este contexto, la oficina de Naciones Unidas de México ha pedido a las autoridades del país que esclarezcan "completamente" el caso de Adame y agoten "todas las líneas de investigación", incluidas aquellas que relacionen su muerte con su actividad periodística.
Asimismo, ha recordado que en estos casos es "fundamental" contar con la participación de los familiares de las víctimas durante todo el proceso, y ha insistido en que el Gobierno tiene "la obligación" y la familia, "el derecho" a ser informada directamente y "no a través de terceros".
Además, ha pedido que les faciliten "acompañamiento psicosocial de calidad", que garanticen su "protección efectiva y el resto de derechos previstos en la legislación mexicana y en el marco internacional de Derechos Humanos".
Por último, ha ofrecido su "disposición" para dar asistencia técnica al estado de Michoacán en la investigación del caso, y ha trasladado su solidaridad con los familiares del periodista y con sus compañeros de profesión "en estos difíciles momentos".
La Fiscalía anunció este lunes que los restos de un cadáver calcinado correspondían al periodista, de 45 años, propietario de Canal 6, una cadena local que emite en la localidad de Nueva Italia y otras áreas de la Tierra Caliente.
El secuestro de Adame tuvo lugar el 18 de mayo, un día después de que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, anunciara un paquete de medidas de protección del colectivo para acabar con la impunidad de los asesinatos de periodistas.
El fiscal de Michoacán, José Martín Godoy, ha explicado que los restos de Adame "fueron localizados durante los trabajos de campo y rastreo" y, tras los análisis genéticos, se ha confirmado que pertenecen al periodista. Los investigadores están analizando una serie de mensajes en los que presuntamente un capo de la zona, 'el Chango Peña', profería "insultos" contra el reportero.
La zona de Tierra Caliente es escenario de la lucha por el control de las rutas del narcotráfico entre diferentes grupos de delincuencia organizada. En esta área están presentes algunos remanentes de Los Caballeros Templarios o de La Familia Michoacana, si bien también tienen una gran influencia otros cárteles, como Guerreros Unidos o Los Rojos.
A principios de marzo, otro periodista, Cecilio Pineda Birto, fue asesinado en Ciudad Altamirano, perteneciente al estado de Guerrero pero que también forma parte de la región de Tierra Caliente. Pineda Birto fue tiroteado por dos jóvenes a bordo de una camioneta que luego salieron huyendo.
Este reportero era director de la emisora 'La Voz de la Tierra Caliente' y colaborador del periódico 'El Universal'.
En lo que va de año han sido asesinados otros seis periodistas en todo el país. De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional de Derechos Humanos mexicana, más de 120 profesionales de la información han sido víctimas de ataques selectivos desde el año 2000, lo que convierten al país en uno de los más peligrosos del mundo para el ejercicio de la profesión.