Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU comienza a inspeccionar los barcos comerciales rumbo a Yemen

Naciones Unidas ha anunciado este martes que ha comenzado a inspeccionar los barcos comerciales que se dirigen a los puertos controlados por los rebeldes huthis en Yemen, en el marco de los esfuerzos para vigilar el embargo de armas.
El portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha indicado que las operaciones del Mecanismo de Inspección y Verificación (UNVIM) comenzaron el lunes desde Yibuti a petición del Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi.
"La UNVIM se ha establecido para facilitar un flujo incesante de bienes y servicios hacia Yemen, así como para garantizar el cumplimiento del embargo de armas creado por el Consejo de Seguridad en la resolución 2216", ha dicho el portavoz de Ban, Stephane Dujarric, en un comunicado.
Dujarric ha destacado que la UNVIM "proporcionará servicios de permisos rápidos e imparciales a las compañías de transporte comercial de las importaciones yemeníes en los puertos no controlados por el Gobierno".
"Los esfuerzos de la UNVIM son parte del amplio intento de aliviar el sufrimiento de la población civil", ha afirmado. De acuerdo con datos de la ONU, el 80 por ciento de los yemeníes tiene necesidades humanitarias urgentes por el bloqueo de los puertos, entre otras razones.
La creación de la UNVIM se acordó el pasado mes de septiembre pero no ha podido ponerse en marcha hasta ahora por la falta de fondos. La ONU ha estimado en ocho millones de dólares el dinero necesario para financiar el operativo.
Ban ha expresado su agradecimiento a la Unión Europea, Reino Unido, Países Bajos, Estados Unidos y Nueva Zelanda "por sus generosas contribuciones para apoyar la UNVIM".
Más de 6.200 personas han muerto en este año de guerra entre el Gobierno de Hadi, apoyado por una coalición internacional liderada por Arabia Saudí, y los huthis, que cuentan con el respaldo de las fuerzas leales al ex presidente Alí Abdulá Salé.