Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU comienza negociaciones para una futura reforma del Consejo de Seguridad

La Asamblea General de la ONU emprendió hoy las negociaciones informales para la reforma y ampliación del Consejo de Seguridad, con una primera reunión en la que se abordó el polémico asunto del derecho de veto entre algunos de sus miembros.
Representantes de los 192 países miembros de la organización se reunieron este miércoles a puerta cerrada para debatir el primer punto de la agenda acordada el pasado 19 de febrero, fecha en la que técnicamente comenzó este proceso de reforma.
En esta primera reunión, los asistentes centraron el debate en el delicado asunto del poder de veto y la posibilidad de que los países que logren convertirse en miembros permanentes del máximo órgano puedan ejercerlo.
"De lo que hoy estamos discutiendo depende el que se pueda ampliar el Consejo de Seguridad", advirtió en su discurso en la reunión el embajador de Italia ante la ONU, Giulio Terzi, según una copia del texto difundida por su delegación.
Italia forma parte del grupo que apoya la ampliación del Consejo con nuevos miembros no permanentes que procedan de regiones geográficas poco representadas, particularmente África.
La ONU ha intentado en diversas ocasiones desde 1979 llevar a cabo negociaciones para modificar los métodos de trabajo y la composición del máximo órgano, que todavía es un reflejo de la situación geopolítica que existía al final de la Segunda Guerra Mundial.
El Consejo está compuesto por quince miembros, de los que cinco (Francia, China, Reino Unido, Estados Unidos y Rusia) son permanentes y cuentan con poder de veto.
Los otros diez son elegidos por la Asamblea General por un período de dos años y se reparten de acuerdo a los grupos regionales que confirman el órgano legislativo de la ONU.
Las diferentes reformas barajadas incluyen, entre otras cosas, aumentar hasta 24 los integrantes del Consejo, crear nuevos miembros permanentes o ampliar la participación de grupos regionales como África, Asia y Latinoamérica.
El llamado Grupo de los Cuatro (Japón, Alemania, India y Brasil), que aspira a un asiento permanente, quiere un aumento de los miembros tanto en la categoría de fijos como en la de los que cambian.
Por contra, la coalición "Unidos para el consenso", que integran Italia, Pakistán, España y México, entre otros, quiere que la ampliación sea sólo entre los miembros no permanentes.
Otro grupo lo integran los países africanos de la ONU, que ha presentado su propia propuesta, en función de una representatividad geográfica más equitativa, con puestos permanentes y no permanentes.