Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU anuncia que desplegará próximamente una "fuerza de intervención rápida" en Malí

El jefe de las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de Naciones Unidas, Jean-Pierre Lacroix, ha anunciado que desplegará próximamente una "fuerza de intervención rápida" en Malí, debido al incremento de la violencia en el país africano.
En el marco de su visita de tres días a Malí, Lacroix ha detallado que la fuerza estará integrada por 'cascos azules' senegaleses, recalcando que el objetivo será "hacer frente a la seguridad de inseguridad" en el centro del país, donde se han multiplicado los ataques en los últimos meses.
Así, ha indicado que, a pesar de los avances logrados en la aplicación del acuerdo de paz firmado en 2015, "el proceso está siendo muy lento", subrayando la importancia de lograr "resultados tangibles" en este sentido.
Lacroix ha agradecido además a las autoridades del país por su "cooperación constructiva y sostenida" con las fuerzas de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA).
Durante su visita, el jefe de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU ha mantenido encuentros con las principales autoridades del país, entre ellos el presidente, Ibrahim Boubacar Keita, así como con todas las partes firmantes del acuerdo de paz.
La inestabilidad en el país desde 2012 ha tenido como epicentro el norte de Malí, una región convulsa con presencia de tropas francesas desde la revuelta tuareg de 2013 que rápidamente fue secuestrada por grupos yihadistas, si bien en los últimos meses se ha extendido hacia el centro del territorio nacional.
El Gobierno de Malí aprobó el 30 de abril prorrogar seis meses más el estado de emergencia, misma jornada en la que Francia informó de la muerte de 20 milicianos en una zona boscosa entre Malí y Burkina Faso en una operación en la que participaron efectivos de aire y de tierra.
Diversos grupos armados han ejecutado en los últimos meses varios ataques en Malí, siendo uno de los más graves un atentado suicida ejecutado en enero por Al Murabitún contra una base militar de Gao, en el que murieron al menos 77 soldados y miembros de milicias firmantes del acuerdo de paz de 2015.