Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU perfila un plan de emergencia para los desplazados por la operación en Waziristán

Un grupo de desplazados de la región de Swat, donde las fuerzas pakistaníes han llevado a cabo varias operaciones contra los talibanes, aprenden labores de carpintería en un campo de refugiados de las Naciones Unidas en Mardan, Pakistán, hoy jueves 18 de junio. Las autoridades pakistaníes han impulsado varios programas vocacionales para desplazados, que según los datos de las Naciones Unidas, ascienden a 2,5 millones de personas. EFEtelecinco.es
La ONU anunció hoy que está ultimando un plan de emergencia ante el posible éxodo de población civil de la región tribal paquistaní de Waziristán del Sur, donde el Ejército ha iniciado ya los primeros combates antes de lanzar una gran ofensiva contra el líder talibán paquistaní, Baitulá Mehsud.
"Estamos observando con mucha atención la situación en Waziristán del Sur y diseñando un plan de emergencia para la eventualidad" de un desplazamiento masivo, aseguró hoy el coordinador de ayuda humanitaria de la ONU en Pakistán, Martin Mogwanja.
En rueda de prensa en la capital paquistaní, Mogwanja admitió que se trata de una situación complicada porque la ONU no tiene presencia en el área y, además, la zona a la que presumiblemente irá a parar el flujo de desplazados, el sur de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), "es muy insegura".
"Es nuestra responsabilidad garantizar un acceso seguro (a la zona) para los trabajadores humanitarios", subrayó.
No obstante, Mogwanja garantizó que "la comunidad humanitaria continúa comprometida con la asistencia a los desplazados a pesar de la pérdida" reciente de cinco trabajadores de la ONU, dos de ellos extranjeros, en un atentado contra un lujoso hotel de la ciudad noroccidental de Peshawar.
Mogwanja evitó ofrecer una estimación de cuántos civiles abandonarán este volátil distrito fronterizo con Afganistán, aunque una fuente de la ONU había calculado a Efe días atrás que la operación del Ejército en Waziristán podría causar el éxodo de medio millón de personas.
Según los medios paquistaníes, varios centenares de familias ya han comenzado a abandonar la demarcación, donde desde hace algunos días se están registrando los primeros combates y bombardeos de las fuerzas de seguridad.
Mientras, más de 300 familias de civiles han regresado en los últimos cuatro días al valle norteño de Swat, principal escenario de la operación que el Ejército lleva a cabo contra los talibanes en la división regional de Malakand y que se ha cobrado la vida de 1.400 integristas y un centenar de soldados desde finales de abril, según cálculos militares.
Mogwanja dijo hoy que la situación en el valle, donde aún se registran diariamente enfrentamientos, no satisface los criterios fijados por el Gobierno y la ONU para que pueda comenzar un retorno de la población a Swat.
"La comunidad humanitaria y el Gobierno han establecido unos criterios para el retorno de los desplazados. Éstos se basan en la restauración de la Administración Pública, la reanudación de los servicios de electricidad, agua... Y debe haber un anuncio gubernamental para que la gente decida volver o no", declaró.
Según datos provisionales del Gobierno y de la ONU, las ofensivas llevadas a cabo por el Ejército en el noroeste del país han causado el éxodo de unos 1,9 millones de personas desde 2008.
El coordinador de asistencia humanitaria reiteró el llamamiento de la ONU a la comunidad internacional para que done más fondos para aliviar el sufrimiento de los desplazados.
De acuerdo con Mogwanja, el organismo multilateral ha recibido sólo 78 millones de dólares de los 454 millones que solicitó hace casi un mes para afrontar la crisis humanitaria.