Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU condena la expulsión de su jefe de DDHH en RDC y critica la decisión del Gobierno

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha condenado este domingo la decisión del Gobierno de República Democrática del Congo (RDC) de expulsar al director de la Oficina Conjunta de Derechos Humanos de la ONU (UNJHRO) en el país, Scott Campbell, después de que el organismo publicara un informe en el que acusa a la Policía congoleña de realizar ejecuciones extrajudiciales durante una redada contra bandas criminales.
"No sólo mi altamente experimentado y respetado representante en RDC tuvo que abandonar el país, sino que otros dos miembros del personal han sido amenazados gravemente durante los últimos días. Esto es algo inaceptable", ha dicho.
Un portavoz del Ministerio de Interior de RDC informó la semana pasada de que la orden de expulsión de Campbell entraría en vigor el viernes, por lo que el jefe humanitario de la ONU en el país apenas contó con 24 horas para salir del país.
Por su parte, el ministro de Interior, Richard Muyej, criticó que se trata de un informe "parcial" con "la manifiesta intención de desacreditar a la Policía Nacional, desmoralizar a sus agentes y desestabilizar las instituciones de RDC".
"Con estos actos de intimidación y venganza, las autoridades congoleñas corren el riesgo de echar a perder años de esfuerzos llevados a cabo por el personal de Derechos Humanos de la ONU y algunos sectores de las autoridades para apoyar a las víctimas de las violaciones de Derechos Humanos y fortalecer el Estado de derecho", ha valorado Al Hussein.
Así, ha destacado que el informe publicado por el organismo "describe una serie de violaciones graves, incluyendo ejecuciones sumarias y extrajudiciales y desapariciones forzosas cometidas por las fuerzas de seguridad contra civiles".
"El Gobierno de RDC debería estar investigando estos descubrimientos y llevando a los presuntos responsables ante la justicia en vez de intentar castigar al líder del equipo que investigó y generó el informe", ha remachado.