Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU amplía sus investigaciones por presuntos abusos sexuales por parte de 'cascos azules' en RCA

Naciones Unidas ha anunciado este miércoles una ampliación de las investigaciones por los presuntos abusos sexuales cometidos por 'cascos azules' desplegados en República Centroafricana (RCA).
El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, ha señalado en su comunicado que un equipo de investigación ha viajado a la prefectura de Kemo para llevar a cabo las pesquisas, días después de que salieran a la luz nuevas denuncias por abusos.
"El número exacto y la naturaleza de estas extremadamente preocupantes acusaciones aún están por determinar", ha apuntado, agregando que las autoridades de Francia, Burundi y Gabón han sido informadas de los procedimientos.
Dujarric desveló el lunes que la ONU había recibido nuevas denuncias sobre presuntos abusos sexuales cometidos por los 'cascos azules' de la Misión Multidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización de RCA (MINUSCA), esta vez por parte de militares marroquíes y burundeses.
Así, detalló que los 'cascos azules' de Burundi han sido acusados de violar a una niña de 14 años este mes, mientras que un soldado marroquí ha sido acusado de explotar sexualmente a una mujer en febrero.
Además, Dujarric reveló que la ONU había recibido nuevas denuncias sobre abusos sexuales cometidos por 'cascos azules' y por efectivos tanto civiles como militares ajenos a Naciones Unidas en la prefectura de Kemo entre 2014 y 2015.
Según un informe interno, el año pasado hubo 99 denuncias de abusos sexuales por parte de las fuerzas de pacificación, frente a las 80 de 2014. La mayoría de los casos denunciados en 2015 (69) se concentraron en diez misiones, sobre todo en la de RCA.
En respuesta a este incremento, el pasado 11 de marzo el Consejo de Seguridad adoptó la primera resolución que aborda la problemática de los abusos sexuales cometidos por los 'cascos azules' contra la población de los países a los que son destinados en misión humanitaria.
De acuerdo con la resolución, los 'cascos azules' serán repatriados cuando haya "evidencias creíbles de abusos sexuales amplios y sistemáticos" y cuando los países no investiguen los casos o no sancionen a los responsables.
El Consejo de Seguridad también instó a las fuerzas ajenas a la ONU pero autorizadas por la organización internacional, es decir, las nacionales, a "adoptar las medidas adecuadas para prevenir y combatir la impunidad de los abusos sexuales".