Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU adopta la primera resolución contra la piratería en Somalia

Los quince integrantes del Consejo consideran en el texto que la "grave preocupación" que representan los asaltos por parte de esas organizaciones a barcos civiles merece el uso de la fuerza. Especifican que, previa notificación de Somalia al secretario general de la ONU, los navíos militares de países que colaboran con Mogadiscio en la lucha contra la piratería podrán entrar en aguas territoriales somalíes con la misma autoridad con que actúan en alta mar. Una vez allí, tienen la autoridad de emplear "todos los medios necesarios para reprimir los actos de piratería y robo armado".
La resolución respaldada por 17 países se ampara en el capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, que autoriza el uso de la fuerza para hacer cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad.
El documento es parte de un conjunto de medidas tomadas por la comunidad internacional en los últimos meses, ante el aumento del número de ataques contra barcos mercantes, de pesca y de recreo en esas aguas.
Una veintena de ataques
En lo que va de año, más de una veintena de embarcaciones, entre ellas el pesquero español "Playa de Bakio", han sido blanco de esos ataques.
El embajador de España ante la ONU, Juan Antonio Yáñez Barnuevo, se siente satisfecho con la adopción del texto.
Asegura que el documento contiene todo los puntos que su grupo había propuesto en semanas pasadas al Consejo de Seguridad, y subraya la larga lista de países que lo ha impulsado.
Somalia vive inmersa en el caos, sin que un Gobierno central haya logrado imponer su autoridad desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré y los clanes tribales dividieron el territorio en feudos privados que controlan con milicias paramilitares.  LA