Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU alerta de que el proceso electoral en RDC supone "un riesgo real de violencia"

El representante especial de Naciones Unidas para República Democrática del Congo (RDC), Maman Sidikou, ha alertado este jueves de que el proceso que culminará con los comicios presidenciales y parlamentarios supone "un riesgo real de violencia" en el país.
Los partidos de la oposición anunciaron la semana pasada que convocarán manifestaciones para pedir al presidente, Joseph Kabila, que deje su cargo cuando su mandato expire a finales de 2016, fecha en la que se celebrarían nuevas elecciones.
Kabila llegó a la presidencia en 2001 y ganó las disputadas elecciones que se celebraron en 2006 y en 2011. Los críticos aseguran que el presidente quiere retrasar las elecciones presidenciales que se celebrarían en noviembre para permanecer en el poder.
"Dados los altos riesgos de disturbios civiles y violencia relacionada con el proceso electoral, es esencial que se redoblen los esfuerzos por promover la confianza entre todos los actores para encontrar el camino adecuado", ha valorado.
Sidikou ha defendido que las elecciones "deben fomentar la confianza entre los ciudadanos, reducir los riesgos de una escalada (de violencia( y aligerar las tensiones políticas, además de crear un entorno de protección de las libertades garantizadas por la Constitución".
Así, ha valorado que existe la oportunidad para fortalecer la relación entre la ONU y el Gobierno de RDC "con el objetivo de abordar conjuntamente la inseguridad en el este del país".
Sidikou ha revelado que, en este sentido, el Gobierno y la Misión de Estabilización de la ONU en RDC (MONUSCO) discutirán "en breve" una estrategia sobre el curso a seguir de cara a la reducción de 1.700 'cascos azules' y el proceso que culminará con la salida del país de la misión.
Por último, ha alertado del peligro ante un nuevo aumento de la inestabilidad en el estado de Kivu del Sur debido a la crisis en Burundi, resaltando que la MONUSCO ha recibido informes sobre la infiltración de elementos armados burundeses en la zona, donde han buscado refugio unas 13.000 personas que huyen de la violencia en su país.