Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las agencias de la ONU reclaman más seguridad para los inmigrantes y refugiados

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) han lanzado un llamamiento conjunto para reclamar "que se mejore la seguridad de quienes huyen del conflicto y de la desesperación".
Las agencias han lamentado en un comunicado que, desde septiembre, cuando la imagen del pequeño Aylan impactó al mundo, una media de dos niños se han ahogado cada día intentando cruzar el Mediterráneo. Calculan que han fallecido 340 menores, aunque la cifra podría ser mayor porque hay cuerpos perdidos en el mar.
El director de UNICEF, Anthony Lake, ha subrayado que "los países pueden y deben cooperar para conseguir que esos viajes tan peligrosos sean más seguros", toda vez que "nadie pondría a un niño en un barco si existiera otra opción más segura". "No podemos cerrar los ojos ante la tragedia de tantas vidas jóvenes e inocentes y futuros perdidos, y tampoco podemos dejar de responder a los peligros a los que se enfrentan muchos más niños", ha asegurado.
Para el responsable de ACNUR, Filippo Grandi, se trata de muertes "intolerables" y ha propuesto, como "prioridad absoluta", fomentar los viajes de manera segura, por ejemplo mediante programas de reasentamientos y reunificación". En cambio, ha instado a "combatir el contrabando y el tráfico" de personas.
ES UNA "CATÁSTROFE"
Las agencias internacionales realizan actualizaciones diarias que reflejan, con datos, la magnitud de la tragedia --más de 400 muertos sólo este año--. Sin embargo, "el recuento de vidas no es suficiente, debemos actuar", ha reclamado el director general de la OIM en Ginebra, William Lacy Swing.
"No se trata sólo de un problema del Mediterráneo o de Europa. Es una catástrofe humanitaria en potencia que requiere el compromiso del mundo entero", ha añadido, antes de pedir una "avalancha de ayuda" similar a la que en su día se ofreció tras el terremoto de Haití o el tsunami del sudeste asiático.