Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU renueva su misión en Haití pero reduce los efectivos a la mitad

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado este martes la renovación de la misión de la ONU en Haití, aunque redujo su componente militar de poco más de 5.100 efectivos a 2.400, debido a mejoras en la situación social en el país, según señala el organismo en un comunicado.
Pese a las mejoras reconocidas por el Consejo de Seguridad, el documento resalta que existen aún alrededor de 85.432 desplazados internos en Haití, cuyas condiciones de vida se caracterizan por la malnutrición y el acceso desigual al agua y medicamentos.
En una resolución aprobada este martes por unanimidad, el Consejo de Seguridad también determinó aumentar el componente de policías en Haití en 200 elementos, para sumar 2.600.
El documento indica que "la situación general de la seguridad se ha mantenido relativamente estable y que ha mejorado en cierta medida" desde 2013.
Patrocinado por Estados Unidos, el texto señala que eventuales modificaciones adicionales en la Misión de Estabilización en Haití (MINUSTAH por su acrónimo en francés) deben basarse en la situación en el terreno.
Asimismo, establece que las modificaciones deben tomar en cuenta las próximas elecciones parlamentarias y locales, así como los comicios presidenciales de 2015.
El texto establece el compromiso de tomar medidas para adaptar el mandato y dotación de la MINUSTAH, con la intención de preservar los avances logrados en el país hacia una seguridad y estabilidad duraderas.
DESDE 2004
La Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití se estableció el 1 de junio de 2004 por resolución del Consejo de Seguridad.
Esta misión de las Naciones Unidas fue la sucesora de una Fuerza Multinacional Provisional (FMP) autorizada por el Consejo de Seguridad en febrero de 2004, después de que el presidente Bertrand Aristide partiera de Haití para el exilio, en el periodo posterior al conflicto armado que se extendió a varias ciudades en todo el país.
El devastador terremoto del 12 de enero de 2010, a consecuencia del cual murieron más de 220.000 personas (según datos del gobierno de Haití), incluidos 96 soldados de las Naciones Unidas, supuso un duro golpe para la economía y las infraestructuras del país, ya de por sí inestables.
El Consejo de Seguridad, en una resolución de 19 de enero de 2010, refrendó la recomendación del Secretario General de aumentar la dotación general de la Minustah con el fin de apoyar la labor inmediata para la recuperación, reconstrucción y estabilidad del país.
Tras la celebración de elecciones presidenciales en 2011, la Minustah trabaja en el país para cumplir su mandato de establecer "un entorno seguro y estable en el que se pueda desarrollar un proceso político, fortalecer las instituciones del Gobierno de Haití, apoyar la constitución de un estado de derecho, y promover y proteger los derechos humanos", según la ONU.