Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OPCW describe como "preocupante" el ritmo de evacuación de los materiales químicos del arsenal sirio

La Misión Conjunta para Siria de la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW) ha descrito como "preocupante" el ritmo de evacuación de Siria de los materiales químicos de arsenal para su futura destrucción fuera del país.
En este sentido, el portavoz de Naciones Unidas Stephane Dujarric ha especificado que al organismo le preocupa que Siria no haya cumplido la promesa de eliminar los materiales presentes en su territorio antes del 13 de abril, a excepción de aquellos presentes en "áreas inaccesibles".
Así, ha pedido que las autoridades del país árabe intensifiquen sus esfuerzos para acelerar el ritmo de las operaciones para eliminar todos los materiales químicos antes del 27 de abril. "No cumplir con esa fecha podría tener un serio impacto sobre la terminación final del programa de armas químicas de Siria, prevista para el 30 de junio", ha recalcado.
La OPCW ha indicado que un nuevo cargamento ha salido este mismo lunes del puerto de Latakia, poco después de que el 10 de abril se realizara otra evacuación similar tras varias semanas de interrupción de las operaciones a causa de la inseguridad. De esta forma, el 65,1 por ciento del arsenal químico sirio ha sido evacuado y el 67,8 ha sido evacuado o destruido en el interior del país.
Por su parte, el director general del organismo, Ahmet Uzumcu, ha afirmado que las últimas operaciones de traslado eran "necesarias y alentadoras", al tiempo que ha dicho que el Gobierno sirio ha reiterado su compromiso con sus obligaciones.
Pese a ello, Uzumcu ha resaltado que "la frecuencia y los volúmenes de las entregas tiene que aumentar de manera significativa" para que se cumplan los plazos estipulados.
Siria había accedido a destruir todo su arsenal químico en aplicación del reciente acuerdo entre Washington y Moscú y tras las amenazas militares de Estados Unidos por el ataque con gas sarín perpetrado el pasado 21 de agosto en las cercanías de Damasco, que causaron cientos de muertos.
El Gobierno estadounidense y otros países occidentales atribuyeron este ataque al Gobierno, pero tanto Rusia como Siria acusaron de él a los rebeldes.
El acuerdo obligaba a Siria a inhabilitar todas sus instalaciones de producción y elaboración de armas químicas antes del 1 de noviembre, si bien el proceso va con retraso.
En febrero, Siria aseguró que los convoyes que trasladan el arsenal sufrieron dos intentos de atentado, además de indicar que dos almacenamientos permanecen inaccesibles debido a la guerra civil, que comenzó hace tres años y que ha provocado la muerte de más de 150.000 personas.