Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OPCW eleva al 92,5 el porcentaje del arsenal químicio sirio destruido o evacuado del país

La coordinadora de la Misión Conjunta para Siria de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW), Sigrid Kaag, ha elevado este jueves hasta el 92,5 el porcentaje del arsenal químico sirio destruido o evacuado del país.
"Doy la bienvenida al progreso significativo de las últimas tres semanas y animo firmemente a las autoridades sirias a concluir las operaciones de extracción como parte de sus esfuerzos para cumplir con el plazo del 30 de junio", ha dicho a través de un comunicado.
En el mismo, ha detallado que además de las operaciones de destrucción de materiales y el transporte de cargamentos desde el puerto sirio de Latakia, las autoridades sirias también han destruido edificios, equipamiento y contenedores vacíos de gas mostaza.
Asimismo, se han descontaminado otros recipientes en diversos almacenes dedicados a guardar materiales para armas químicas y en centros de producción. La mayoría de esas naves industriales ahora están cerradas, ha remachado Kaag.
El comunicado ha sido publicado apenas un día después de que la misión conjunta de la ONU y la OPCW cifrara en un 88 por ciento la cantidad del arsenal destruido o evacuado.
La presidenta de turno del Consejo de Seguridad, la embajadora nigeriana U. Joy Ogwu, dijo el miércoles que, si se mantiene el ritmo actual, Siria podría completar la evacuación de los materiales químicos en los próximos días.
Siria aceptó el pasado mes de septiembre que se destruyera su arsenal químico al completo, en un acuerdo negociado entre Rusia y Estados Unidos. El presidente sirio, Bashar al Assad, aceptó el plan después de que Washington amenazara con utilizar la fuerza en respuesta al ataque con gas sarín que acabó con cientos de personas el pasado 21 de agosto a las afueras de Damasco.
El acuerdo obliga a Siria a inhabilitar todas sus instalaciones de producción y elaboración de armas químicas antes del 1 de noviembre, si bien el proceso va con retraso. Asimismo, para el 30 de junio de 2014 deberá quedar destruido todo el arsenal químico del país.
Ante los avances, el embajador sirio ante la ONU, Bashar al Jaafari, abogó por comenzar a plantear el futuro desmantelamiento de la misión, si bien los países occidentales quieren que el equipo continúe sus trabajos.
En este sentido, el embajador sostuvo que "una vez que la misión termine, se leerá el informe definitivo de Kaag al Consejo de Seguridad y el comité ejecutivo de la OPCW". "Eso será el final de todo. Actuaremos en consecuencia como países miembro de la Convención sobre Armamento Químico", remachó.
RETICENCIAS SOBRE EL DESMANTELAMIENTO
Por su parte, el embajador británico ante la ONU, Mark Lyall Grant, dijo que la misión conjunta de Naciones Unidas y la OPCW podría seguir sobre el terreno debido a las dudas sobre el desmantelamiento total del arsenal químico sirio, a pesar de los comunicados en este sentido de la propia OPCW.
"Desde nuestro punto de vista hay un papel por jugar por parte de la misión conjunta que va más allá de eliminar el arsenal, lo que podría pasar rápidamente, y hay muchas tareas que llevar a cabo, incluyendo la verificación de la destrucción de las instalaciones", explicó.
Lyall Grant recordó que la decisión del Consejo de Seguridad no dio una fecha límite para la terminación de la misión, por lo que Rusia --el principal aliado de Siria en el organismo, que cuenta con derecho a veto-- no podrá ponerle fin "por mucho que quiera".
Siria aceptó el pasado mes de septiembre que se destruyera su arsenal químico al completo, en un acuerdo negociado entre Rusia y Estados Unidos. El presidente sirio, Bashar al Assad, aceptó el plan después de que Washington amenazara con utilizar la fuerza en respuesta al ataque con gas sarín que acabó con cientos de personas el pasado 21 de agosto a las afueras de Damasco.
El acuerdo obliga a Siria a inhabilitar todas sus instalaciones de producción y elaboración de armas químicas antes del 1 de noviembre, si bien el proceso va con retraso. Asimismo, para el 30 de junio de 2014 deberá quedar destruido todo el arsenal químico del país.