Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OSCE denuncia la desaparición del 30% del armamento pesado retirado del conflicto en el este de Ucrania

Los observadores de la Misión Especial de Observación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Ucrania han denunciado la desaparición de un tercio del armamento pesado que fue retirado del conflicto en el este del país, según ha indicado el subjefe de la misión, Alexander Hug, al diario alemán 'Der Spiegel'.
Tras el acuerdo alcanzado para fijar un cese de las hostilidades entre el Ejército ucraniano y las milicias en el Donbás en septiembre de 2015, se alcanzó otro para retirar los carros de combate y determinadas armas, un proceso que concluyó en noviembre. Ahora, unos cuatro meses después, el subjefe de la misión de la OSCE ha criticado lo que ha definido como una "tendencia preocupante".
"El 30 por ciento del armamento pesado, retirado de la línea de separación, ha desaparecido de los almacenes, tanto los de la parte ucraniana como de las milicias", ha indicado Hug. "Es una tendencia preocupante", ha añadido, en declaraciones recogidas por la agencia rusa de noticias 'RIA Novosti'.
El conflicto de Ucrania arrancó en noviembre de 2013, cuando el entonces presidente del país, Viktor Yanukovih, decidió no firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea. Esto provocó que miles de ucranianos 'proeuropeos' salieran a las calles de la capital, Kiev, y zonas occidentales del país para pedir a Yanukovih que siguiera adelante con el acuerdo.
Finalmente el 22 de febrero el Parlamento decidió la destitución del presidente, pero las protestas ya habían reavivado una situación vivida por Ucrania desde el fin de la Unión Soviética: las importantes diferencias entre el este y el oeste del país. Según los datos de Naciones Unidas, hasta el momento estas hostilidades se han saldado con más de 9.000 muertos y 21.000 heridos.