Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OSCE alerta de la "posición precaria" de tártaros y ucranianos en Crimea

Los tártaros y los ucranianos que se han quedado en Crimea tras la anexión de esta península a la Federación Rusa se encuentran en una "posición precaria", según la Alta Comisionada para Minorías de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Astrid Thors.
La defensora de las minorías formó parte de la delegación de la OSCE que viajó a principios de marzo a Crimea y, en las últimas semanas, ha realizado dos nuevas visitas a Ucrania. Entre el 23 y el 28 de marzo visitó Kiev, Donets, Luhansk y Odessa y, entre el 1 y el 3 de abril, volvió a la capital.
Entre las "preocupaciones" constatadas por Thors figura la situación de Crimea, según un comunicado de la OSCE. "La población de Crimea, en particular los tártaros y la comunidad ucraniana, están en una posición precaria", ha advertido.
Thors ha reclamado a las autoridades que asuman un "control efectivo" de la situación de la península para "impedir" determinadas acciones que vetan la contratación de determinados colectivos u obligan a éstos a renunciar a parte de sus propiedades.
Por otra parte, la Alta Comisionada ha mostrado su satisfacción por el hecho de que el Gobierno interino de Ucrania no haya adoptado medidas de control en materia de política lingüística, algo temido en un primer momento por la población rusoparlante, principalmente en las zonas del este.
De cara a posibles reformas sobre la normativa, Thors ha sugerido que se tengan en cuenta a "todos los grupos étnicos y lingüístico", así como que se consulte con organizaciones internacionales para garantizar que los cambios cumplen con todos los estándares necesarios.
Thors también ha expresado su preocupación por la gran cantidad de declaraciones polémicas que pueden contribuir a "un clima de miedo y confusión", según la nota de la OSCE. En este sentido, la Alta Comisionada ha alertado de que la "guerra información" que puede producirse si hay datos contradictorios.