Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN acuerda mantener su misión de entrenamiento en Afganistán más allá de 2016

Los ministros de Exteriores de la OTAN han acordado este viernes mantener la misión de entrenamiento, asistencia y apoyo a las fuerzas de seguridad afganas de la Alianza Atlántica --'Apoyo Decidido'-- más allá de 2016, a la luz del empeoramiento de la situación de seguridad sobre el terreno y la evidencia de que las fuerzas afganas siguen necesitando apoyo.
"Afganistán se enfrenta todavía a desafíos de seguridad serios. Por eso hoy los ministros han acordado mantener la misión Apoyo Decidido más allá de 2016", ha explicado en rueda de prensa posterior a la reunión el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que ha precisado que las autoridades militares abordarán "los detalles de la misión más allá de 2016, incluido en las regiones de Afganistán", es decir, el número de fuerzas y donde se mantendrán.
La OTAN decidió el año pasado retrasar el repliegue, inicialmente previsto a finales de año, ante el empeoramiento de la situación de la seguridad sobre el terreno. El comandante de la misión de la OTAN, el general estadounidense John "Mick" Nicholson, trasladará sus recomendaciones sobre el nivel de fuerzas necesarias a finales de mayo al presidente estadounidense, Barack Obama.
El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, subrayó este jueves la necesidad de planificar de forma "flexible" la presencia militar en Afganistán "más allá de 2016" y avanzó que Estados Unidos reducirá de los actuales 9.800 militares que tiene hoy y que mantendrá "la mayor parte del año" hasta los 5.500 a principios de 2017, de los cuáles unos 3.400 estarán "asignados" a la misión de la OTAN.
La misión de la OTAN cuenta en la actualidad del total de 12.800, incluidos menos de una decena de militares españoles y muy lejos de los 150.000 con los que llegó a contar la anterior misión de combate de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad afgana (ISAF), bajo mando aliado, que concluyó a finales de 2014.
El ministro de Exteriores afgano, Salahuddin Rabbani, ha admitido que las fuerzas afganas todavía necesitan del "apoyo continuado" de las fuerzas internacionales y han discutido "mantener el nivel de fuerzas" actual, aunque competerá a cada país decidir este punto. Eso sí, se ha mostrado convencido de que la mayoría decidirá el número de militares que mantiene en función de "las condiciones, no el calendario".
"Claramente continuar el apoyo financiero y técnico, miltiarmente, es importante para nosotros. El mensaje recibido hoy es positivo", ha explicado el afgano.
Rabbani ha explicado que las fuerzas afganas han logrado repeler los ataques de los talibán pero "la amenaza de Daesh está presente en el país" al margen de "otros grupos" terroristas también como la red Haqqani y Lashkar-e-Taiba y todavía necesitan "apoyo continuado" de las fuerzas internacionales.
Stoltenberg ha confiado en que los aliados y los países socios que contribuyen a la misión harán "compromisos firmes para continuar finando a las fuerzas afganas hasta 2020" porque ello es "crítico" para garantizar "la seguridad duradera" del país y ha celebrado los "compromisos financieros" que han hecho ya "muchos" este viernes, tras recordar que el Fondo Fiduciario para el Ejército Nacional afgano "excede ya los 1.400 millones de dólares".
Se trata de compromisos financieros para costear a las fuerzas afganas de los países de la OTAN y socios terceros hasta 2017 sin contar con los 3.400 millones de dólares previstos por Estados Unidos este año, según fuente aliadas, pero todavía lejos de los 5.000 millones de dólares que se necesitan anualmente hasta 2020 para costear una fuerza de 352.000 soldados y policías afganos.
Los aliados han respaldado además los esfuerzos del Gobierno afganos de continuar con las reformas necesarias y sus esfuerzos para promover la paz y la reconciliación, ha explicado Stoltenberg.
Rabbani ha asegurado que los aliados "han dado la bienvenida" al acuerdo entre el Gobierno afgano y el grupo insurgente Hezb-e-Islami del antiguo muyahidín Gulbuddin Hekmatyar y ha confiado en que este acuerdo abra la puerta a que otros grupos se sumen al proceso de paz.