Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN difunde nuevas imágenes anteriores de la frontera sin bases rusas para rechazar acusaciones de Moscú

La OTAN ha difundido imágenes por satélite tomadas con anterioridad cerca de la frontera entre Rusia y Ucrania en las que no se ven bases militares rusas como en la actualidad para demostrar que el refuerzo militar de Moscú en la frontera comenzó "a principio de marzo", después de que Rusia haya acusado al organismo de defensa euroatlántico de publicar imágenes de agosto.
El cuartel militar de la OTAN, SHAPE, ha defendido la "precisión" de las imágenes de la empresa de comunicación DigitalGlobe difundidas este jueves a varios medios, entre ellos a Europa Press, tomadas a finales de marzo y principio de abril después de que Rusia haya asegurado que son imágenes de agosto.
"SHAPE no alternó ni editó las imágenes de ninguna manera antes de su difusión" ha dejado claro el cuartel militar aliado después de que funcionarios rusos, citados en varios medios, alegaran que "estas imágenes eran de agosto de 2013 y que muestran ejercicios realizados en el mismo momento", algo que los aliados rechazan abiertamente en base a sus imágenes.
Las imágenes difundidas mostraban entre otros aviones de combate rusos Mil Mi-8 'Hips' y Mil Mi-24 'Hinds' en una base improvisada cerca de Belgorod, localidad ubicada a unos 40 kilómetros de la frontera con Ucrania, una de las más próximas, pero también aviones rusos Su-27/30 'Flankers' en la base aérea de Primorko-Akhtarsk.
También difundieron imágenes de filas de tanques y vehículos de combate de infantería apostados en una base militar cerca de Kuzminka, al este del Mar de Azov, ambas cerca del Mar de Azarov e imágenes de un batallón de infantería rusa en una base militar cerca de Novocherkassk, al este del mar de Azov.
"SHAPE está difundiendo imágenes adicionales junto a aquellas publicadas anteriormente a fin de mostrar claramente que las reclamaciones de funcionarios rusos son categóricamente falsas", ha aclarado el cuartel militar en un comunicado.
Las nuevas imágenes difundidas, también de la empresa DigitalGlobe y disponibles en su archivo abierto, "muestran las mismas áreas de interés antes de cualquier refuerzo militar" y prueban que éste comenzó "a principios de marzo de 2014".
"No hay pruebas de ninguna actividad militar en estas áreas en 2013 o principios de 2014", ha insistido la OTAN, que ha precisado que algunas nuevas imágenes difundidas, que datan de 2013 y otras de principios de 2014, "muestran que estas zonas estaban desocupadas antes de marzo de 2014".
Para la OTAN queda claro que si se comparan ambas imágenes "está claro que el refuerzo militar de fuerzas (ruso) ocurrió a principios de marzo de 2014".
El cuartel militar aliado se ha reafirmado en su evaluación de que el número de militares rusos cerca de la frontera con Rusia se eleva a entre 35.000 y 40.000 efectivos y cuentan con vehículos de combate de infantería, tanques, cazas de combate y apoyo logístico y medios de artillería. Se trata de una fuerza "muy capaz" y "lista para el combate".
Las autoridades militares de la OTAN estiman que las tropas rusas concentradas en la frontera podrían comenzar a avanzar hacia territorio ucraniano en cuestión de 12 horas desde que reciban la orden política y avisaron de que los primeros elementos terrestres podrían entrar muy rápido dado que están a escasos 40 kilómetros del territorio ucraniano, según explicó ayer el comandante del centro de gestión de crisis y operaciones del cuartel general militar aliado, brigadista de Infantería británico Gary Deakin.
Los países de la OTAN han instado de forma repetida a Rusia a retirar las tropas de la frontera con Ucrania para rebajar la situación porque "estas fuerzas están desestabilizando la región", aunque el propio Deakin admitió ayer que no constituyen "una amenaza directa" para los países de la Alianza Atlántica.