Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN defiende las operaciones "eficaces" de las fuerzas afganas contra Estado Islámico

Todavía es pronto para evaluar el impacto por la reducción de militares de la OTAN en 2017
El general de Brigada estadounidense Charles Cleveland, responsable adjunto de comunicación del Estado Mayor de la misión de entrenamiento, asesoramiento y asistencia de la OTAN a las fuerzas afganas, ha defendido las operaciones "bastante eficaces" de las fuerzas afganas contra el Estado Islámico, que apenas cuenta con "entre mil y 3.000" efectivos, aunque "más cerca de mil" en la actualidad.
"No creemos que estén intentando extenderse, creemos que están intentando sobrevivir", ha explicado el responsable militar por videoconferencia desde Kabul.
Cleveland ha subrayado que están "dando todo los pasos" posibles para garantizar que el Estado Islámico no amplía su presencia en Afganistán, que se concentra "principalmente" en la provincia de Nangarhar, concretamente en "dos, quizá tres distritos" frente a "los entre ocho y diez" en los que tenían presencia hace unos meses, aunque también detectan una presencia "pequeña" en las provincias de Kunar y Paktiya y no tienen "pruebas" de que se hayan extendido a otras provincias como Kunduz.
"En términos de números, creemos que están en el orden de entre mil y 3.000 (combatientes), probablemente ahora mismo más cerca de mil", ha precisado el militar estadounidense, algo que ha achacado a las operaciones "bastante eficaces" de las fuerzas afganas contra el Estado Islámico en Nangarhar, las operaciones antiterroristas de Estados Unidos "directamente" contra sus miembros y el hecho que "los talibán han estado combatiendo contra Daesh también".
El responsable de la misión de la OTAN ha asegurado que se trata sobre todo de antiguos miembros de Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), miembros del Movimiento Islámico de Uzbekistán que ha jurado lealtad al Estado Islámico y "algunos afganos". "Quizá algunos talibán que fueron marginados cuando (el antiguo) Mulá Mansur ascendió" a la cúpula de los taliban, ha precisado, admitiendo la necesidad de que Afganistán y Pakistán cooperen para impedir el trasvase de terroristas a lo largo de su frontera.
"Daesh no parece tener un terreno fértil para intentar ampliar su movimiento terrorista aquí", ha recalcado, incidiendo en que el grupo no ha encontrado "mucho apoyo" entre la población local en Nangarhar y los combatientes que luchan con ellos sólo les motiva el hecho que "pagan salarios más altos" que los talibán, de hasta 600 dólares al mes.
El responsable de la misión de la OTAN ha considerado que todavía es "pronto para saber cómo va a dirigir" a los talibán su nuevo líder, Mawlawi Haibatullah, que no tiene experiencia "militar" pero es responsable de fatuas "sangrientas" para justificar los atentados suicidas y la muerte de talibán críticos con el ascenso al poder del anterior líder Mansur.
PROGRESO LENTO PERO CONSTANTE
Respecto al "impacto" sobre el terreno por "el menor número de militares" con el que previsiblemente contará la operación de la OTAN en 2007, frente a los 12.000 con los que cuenta actualmente, Cleveland ha explicado que en la Alianza Atlántica todavía estén en proceso de decidir este punto y por tanto es "demasiado pronto" para saber. "Cada país contribuye lo que puede y lo saludamos", ha explicado.
En cualquier caso, ha defendido que las fuerzas afganas han "mejorado" en el último año y avanzan "en la buena dirección". "No quiero decir que de repente las fuerzas afganas estén listas para erradicar a los talibán", ha avisado, admitiendo que el progreso es "lento pero constante".
Cleveland ha dicho ser "cautamente optimista" tras recordar que este año ha aumentado el número de bajas entre las fuerzas afganas porque los combates han sido prácticamente constantes, sin el tradicional parón de los enfrentamientos entre enero y marzo, por el invierno excesivamente caliente y anticipan un repunte de los ataques de las fuerzas talibán este mes de julio, tras haber utilizado el mes de junio para rearmarse.
El militar ha precisado que el 80% de las operaciones de las fuerzas especiales afganas las llevan a cabo "independientemente", en el 10% reciben apoyo en inteligencia o logístico y en el 10% restante algunas fuerzas miliares de "algunos países" de la OTAN, incluido Estados Unidos, están "empotrados" con ellos "no para combatir" sino para asesorarles y ganar en eficacia, precisando que las principales capacidades deficitarias de las fuerzas afganas en estos momentos es la fuerza aérea y capacidades de inteligencia.
También ha admitido que "la amenaza interna siempre es una preocupación" pero ha recordado que el problema de los ataques de efectivos afganos contra las fuerzas internacionales no es tan agudo como "hace cuatro o cinco años" y se han tomado medidas desde entonces para elevar el nivel de protección de las fuerzas de la OTAN.
Por último, ha admitido que el número de afganos reclutados para las fuerzas del país están "mas o menos en equilibrio" respecto al número que pierde, bien por bajas o porque deserte. "Pero es una preocupación", ha admitido, admitiendo que una de las cuestiones prioritarias es garantizar que los soldados reciben todo su salario. "Estamos haciendo progresos para que los pagos se hagan directamente a la cuenta bancaria que eligen", ha explicado.