Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN discute desplegar una fuerza rotacional de hasta 4.000 militares en los bálticos y Polonia

Los países de la OTAN discuten desplegar una fuerza rotacional de "entre 3.000 y 4.000" militares en Lituania, Letonia, Estonia y Polonia en el marco del refuerzo militar en el flanco este de la Alianza Atlántica acordado en respuesta a la intervención rusa en Ucrania.
Las autoridades militares aliadas han recomendado enviar un batallón a cada país --los tres países bálticos y Polonia--, con lo que en total se estima que la OTAN podría enviar una fuerza multinacional rotacional de "entre 3.000 y 4.000" militares para reforzar el flanco este, han explicado fuentes aliadas.
Los ministros de Defensa de la OTAN ya acordaron en febrero reforzar su presencia militar en el flanco a través de una fuerza "multinacional" y "rotacional" apoyada en programas de entrenamientos y que estaría reforzada a su vez por la logística e infraestructuras necesarias para apoyar el preposicionamiento de equipos y facilitar el despliegue de refuerzos rápidos en caso necesario.
"Confirmo que estamos discutiendo son propuestas para tener una presencia tamaño batallón en algunos de nuestro países aliados del este. Exactamente cuántos y donde están son algunas de las cuestiones que estamos discutiendo ahora", ha explicado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en rueda de prensa tras la ceremonia de cambio de mando del nuevo comandante supremo aliado de la OTAN, general estadounidense Curtis Scaparrotti.
Se espera que los ministros de Defensa de la OTAN tomen las decisiones sobre el número de militares y los países donde se desplegarán en la reunión de junio y que los jefes de Estado y de Gobierno aliados adopten las "decisiones finales" en la cumbre de julio en Varsovia, según fuentes aliadas.
Stoltenberg ha insistido en que los aliados ya pactaron aumentar la presencia militar de la OTAN en el este de la Alianza en febrero y que fuera una fuerza "multinacional" para dejar claro que un ataque contra un aliado será considerado como un ataque contra todos, pero también "rotacional".
Preguntado por la decisión de Rusia de crear tres nuevas divisiones miliares para contrarrestar el incremento de las fuerzas de la OTAN cerca de sus fronteras, anunciada este miércoles el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, Stoltenberg ha admitido haber visto las informaciones en la prensa sobre "un refuerzo militar ruso en las fronteras de la OTAN". "Esto es parte de una imagen más amplia y de un patrón que hemos visto ya durante muchos años", ha zanjado.
El secretario general aliado ha dejado claro que "lo que hace la OTAN es una reacción al comportamiento ruso en Ucrania" y ha insistido en que los aliados no tenían fuerzas en los bálticos "antes de la anexión ilegal de Crimea y las actividades desestabilizadoras de Rusia en el este de Ucrania".
"Lo que hacemos es defensivo, proporcional y está plenamente en línea con nuestra obligaciones internacionales. Lo hacemos porque tenemos que enviar una señal muy clara de que estamos juntos, tenemos una defensa y disuasión creíbles y por tanto seguiremos respondiendo", ha avisado.
REFORZAR LA SEGURIDAD, TAMBIÉN EN EL FLANCO SUR
Stoltenberg ha dejado claro que la cumbre de la OTAN de julio en Varsovia será "un hito" para continuar el refuerzo de la defensa colectiva, para hacer frente a los desafíos tanto del este pero también los que emanan del flanco sur por las crisis en Siria, el Norte de África y Oriente Medio.
De cara a reforzar la seguridad en el flanco sur, Stoltenberg ha reiterado que la OTAN "está lista" para "ayudar y asistir al nuevo Gobierno libio" y que la OTAN discute con la Unión Europea cómo "coordinar mejor sus esfuerzos para hacer frente a los desafíos que vemos en el Mediterráneo y frente a la costa de Libia", en alusión al tráfico de inmigrantes.
Aunque "las decisiones finales no se han tomado todavía", Stoltenberg ha recordado que los aliados están trabajando en transformar su misión antiterrorista en el Mediterráneo 'Active Endeavour' en "una misión de seguridad marítima más amplia" que podría asumir "muchas tareas diferentes" desde la lucha antiterrorista, apoyo para hacer frente a la crisis de refugiados o contribuir al mantenimiento de la libertad de navegación, así como diferentes tipos de vigilancia y monitoreo. Se espera que en la cumbre se culmine la transformación de la misión, según fuentes aliadas.
"Y después tendremos que sentarnos con la Unión Europea y ver cómo podremos ayudar mejor a la UE", ha precisado, preguntado en qué términos podría cooperar la OTAN con la misión contra las mafias de la UE en el Mediterráneo, 'Sophia'.