Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN investiga si hubo víctimas civiles en la operación de la ISAF

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha dicho que "aún no está claro" si hubo víctimas civiles en el bombardeo aéreo ocurrido la pasada noche en la provincia afgana de Kunduz, y ha anunciado una investigación sobre el incidente. "Hubo un ataque aéreo de ISAF contra los talibanes durante la noche. Un número de talibanes murió y hay una posibilidad de que también murieran civiles, pero aún no está claro", ha indicado Rasmussen en una declaración en la sede de la Alianza Atlántica.
Según el gobernador de la provincia de Kunduz (norte de Afganistán), al menos 50 personas -la mitad de ellos civiles- murieron en el ataque, ocurrido cuando los talibanes distribuían entre la población local el combustible de un camión que habían robado horas antes. El gobernador había informado en un primer momento de la muerte de 90 personas -la mitad, civiles-, pero más tarde rectificó y fijó la cifra de víctimas mortales entre 50 y 60, la mayoría insurgentes.
Alemania niega víctimas civiles
"Terceras personas no sufrieron daños, según nuestras actuales informaciones", ha afirmado el portavoz, quien ha subrayado que la protección de la población civil tiene absoluta prioridad para el Ejército Federal en las operaciones militares de la ISAF en Afganistán. Ha añadido que la operación se puso en marcha después de que soldados alemanes de la ISAF emplazados en el norte de Afganistán comprobaran que guerrilleros talibanes habían robado en un falso control de carretera.
El portavoz ministerial ha señalado que las fuerzas del Bundeswehr, el ejército germano, solicitaron entonces apoyo aéreo para combatir a los insurgentes, de los que al menos 50 murieron como consecuencia del posterior bombardeo por parte de aviones aliados. Según el portavoz, dos camiones se quedaron atascados en un banco de arena cuando los insurgentes trataban de vadear con ellos un río. Fue entonces cuando los aviones de la ISAF bombardearon los vehículos, que se encontraban en campo abierto. CGS