Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN acuerda mantener una nueva reunión con Rusia antes de su cumbre de Varsovia en julio

Los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN han acordado que se convoque una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia ante de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno aliados que acogerá Varsovia los días 8 y 9 de julio.
"Hubo un amplio acuerdo ayer sobre que la OTAN debe convocar una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia antes de nuestra próxima cumbre de julio", ha anunciado el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa conjunta con la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini.
Los Veintiocho aliados así lo acordado durante la cena que mantuvieron anoche, muy centrada en las relaciones con Rusia, que se han resentido a raíz del conflicto en Ucrania que llevó a la OTAN a suspender su cooperación práctica con Rusia. Y se han agravado de hecho en los últimos tiempos tras el derribo de un caza ruso por Turquía cerca de la frontera siria y recientes aproximaciones peligrosas de cazas rusos a un destructor estadounidense en el Báltico.
"Ahora empezaremos a analizar las modalidades y los acuerdos prácticos para tal reunión nueva del Consejo OTAN-Rusia", ha explicado Stoltenberg, que ha recalcado que "todos" los aliados apoyaron en la cena "reforzar" la defensa y disuasión en el flanco este de la Alianza y mantener "el diálogo político" con Rusia.
Stoltenberg ha insistido en la utilidad de la plataforma del Consejo OTAN-Rusia para tratar de promover "la transparencia y la predictibilidad" en las acciones militares de ambas partes "para evitar situaciones peligrosas" e "incidentes" que "pueden salirse fuera de control" y ha incidido en la necesidad de "evitar" incidentes como el derribo del caza ruso o los incidentes en el Báltico.
Los ministros de Asuntos Exteriores alemán y francés, Frank-Walter Steinmeier y Jean-Marc Ayrault, reclamaron este jueves la celebración de una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia antes de la cumbre de Varsovia para "no dejar a nadie en la sombra" y evitar "la menor ambigüedad" sobre las intenciones de la OTAN respecto a sus planes para el refuerzo militar al este, según explicaron respectivamente.
Rusia ha criticado con fuerza los planes de la OTAN de reforzar su flanco este y ha anunciado que creará tres nuevas divisiones de hasta 10.000 efectivos cada una para responder al refuerzo militar aliado cerca de sus fronteras.
Los ministros de Defensa de la OTAN acordaron en febrero que habrá un refuerzo militar en el este pero los detalles sobre el número de fuerzas militares y los países concretos donde se desplegarán sólo se concretarán en la cumbre de Varsovia.
Las autoridades militares han recomendado desplegar un batallón a cada uno de los países de los bálticos y Polonia, en total una fuerza multinacional rotacional de "entre 3.000 y 4.000" soldados, han explicado fuentes aliadas.
Aunque las decisiones finales solo se tomarán en Varsovia se espera una mayor claridad sobre los planes del refuerzo al este aliado en la reunión ministerial de Defensa de la OTAN del 14 y 15 de junio que preparará las grandes decisiones para la cumbre y es probable que la reunión del Consejo OTAN-Rusia se celebre "después" de esta ministerial, según una fuente diplomática de la OTAN.
Los aliados y Rusia constataron, según reconoció el propio Stoltenberg, que persisten "grandes" diferencias entre ellos en cuestiones como el conflicto ucraniano y sus respectivas actividades militares en la reunión del Consejo OTAN-Rusia que celebraron a nivel de embajadores el pasado 20 de abril, la primera desde junio de 2014, cuando la OTAN suspendió su cooperación con Rusia por su agresión a Ucrania.