Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN dice que los militares que enviará al este de Europa estarán "muy por debajo" de lo que pedía Rusia

Stoltenberg dice que no ven "ninguna amenaza inminente" de Rusia contra ningún país aliado
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha asegurado que el número de militares que la Alianza Atlántica desplegará en los países bálticos y en Polonia se quedará "muy por debajo" de lo que Rusia pedía en 1997 cuando firmaron su 'pacto de no agresión' y en virtud del cual los aliados se comprometieron a no desplegar un contingente de fuerzas de combate "permanente" y "sustancial" en las exrepúblicas soviéticas.
"Hablamos de un batallón para cada uno de los tres países bálticos y para Polonia. No se han tomado decisiones finales todavía pero esta es la propuesta que hemos recibido de nuestros planificadores militares y esta es la propuesta discutida en la actualidad dentro de la OTAN", ha explicado en rueda de prensa desde Berlín.
Stoltenberg ha recordado que el número en un batallón "varía" de país a país por lo que resulta "difícil" avanzar una cifra exacta, al tiempo que ha dejado claro que "las decisiones finales" las tomarán los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN en su cumbre de los días 8 y 9 de julio en Varsovia.
El despliegue de los cuatro batallones en Lituania, Letonia, Estonia y Polonia podría suponer una fuerza de "entre 3.000 y 4.000 militares", según fuentes aliadas. Un batallón suele contar con entre 500 y 800 militares, aunque en función de qué país, la horquilla puede variar desde los 300 hasta los 1.500 o más efectivos.
Stoltenberg ha dejado claro que en cualquier caso el número se quedará "muy por debajo" de lo que podría definirse como una fuerza de combate "sustancial", incluido para Rusia, cuya idea de fuerza sustancial "era mucho más elevado" en 1997 cuando se firmó el pacto.
"Esto de ninguna manera es algo que se pueda evaluar como sustancial o que viole el Acta Fundacional OTAN-Rusia", ha recalcado, dejando claro que pensar que este despliegue "puede provocar" a Moscú es algo "absolutamente injustificado" y además responde a las acciones de Rusia en Ucrania.
Stoltenberg ha admitido no obstante que al margen de estas fuerzas "puede haber luego fuerzas adicionales para ejercicios" y ha recordado que "Estados Unidos también tiene algo de presencia bilateral".
"No queremos una nueva Guerra Fría con Rusia", ha zanjado Stoltenberg, que ha insistido en que la OTAN sigue abierta al diálogo con Rusia pero sí ha defendido no obstante que la OTAN mantenga una fuerza "de disuasión creíble". "No para combatir sino para prevenir la guerra", ha zanjado.
En una rueda de prensa previa con la canciller alemana, Angela Merkel, el secretario general de la OTAN ha reconocido que no ven "ninguna amenaza inminente" de Rusia contra ningún país de la Alianza Atlántica, al tiempo que agradeció la oferta de Berlín de liderar o ejercer de "nación marco" para uno de los batallones que se desplegarán en el este, en el marco de una fuerza multinacional rotacional, que deje claro que el ataque contra un aliado "es una ataque contra toda la Alianza".
Estados Unido y Reino Unido también han ofrecido liderar sendos batallones al este, mientras que el grupo de países conocido como Visegrado --República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia--podría liderar otro de forma conjunta, según han explicado fuentes aliadas a Europa Press.