Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN dice que su refuerzo al este envia una "señal clara" de que responderá a agresiones contra aliados

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha asegurado que el refuerzo de la presencia avanzada militar de la Alianza Atlántica en los países del este "enviará una señal clara de que la OTAN responderá como bloque a cualquier agresión contra cualquier aliado", en un mensaje claro a Rusia.
"Espero que los ministros de Defensa acuerden reforzar nuestra presencia avanzada en la parte este de nuestra Alianza", ha explicado el secretario general en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión ministerial de dos días de la OTAN.
Preguntado por si el refuerzo militar reducido previsto en los países del este responde más a un motivo de coste o es para no provocar a Rusia, el secretario general de la OTAN ha defendido que los aliados entienden que la disuasión "moderna" aliada "se basa en esta combinación de presencia avanzada con una fuerte capacidad para enviar refuerzos en caso necesario" frente al despliegue de cientos de miles de tropas en la frontera durante la época de la Guerra Fría.
"Es porque creemos que es la mejor manera de garantizar disuasión en un nuevo entorno de seguridad cambiado. Creemos que necesitamos ser flexibles (...) Necesitamos esta combinación de presencia avanzada y la capacidad de mandar refuerzos rápidamente si necesario", ha recalcado.
"Estamos aumentando tanto nuestra presencia avanzada y al mismo tiempo nuestra capacidad de enviar refuerzos. Esto es una fuerza multinacional y tener una presencia avanzada multinacional también es una señal fuerte de la unidad y la defensa colectiva de la OTAN", ha dicho.
El secretario general de la Alianza ha "dado la bienvenida" al plan de Estados Unidos de "aumentar tanto su gasto en defensa como su presencia militar en Europa" y ha incidido en el hecho de que los recortes en los presupuestos en defensa de los aliados europeos y Canadá "han parado prácticamente" tras "muchos años de reducciones sustanciales".
Estados Unidos ha avanzado su intención de cuadriplicar su presupuesto para financiar el despliegue de fuerzas, el preposicionamiento de equipos y mejorar infraestructura en Europa, hasta los 3.400 millones de dólares en 2017 (unos 3.119 millones de euros).
El aumento de presupuesto permitirá que Estados Unidos tenga "una Brigada armada en base rotacional" en Europa "todo el año" para entrenamientos en lugar de los seis meses al año como en la actualidad y "alrededor de la mitad de los 3.400 millones" servirán para costear el preposicionamiento de equipos de combate "en un número de bases en países europeos occidentales" para "un cuartel general de división" de entre "15 a 20.000 efectivos", ha explicado el embajador estadounidense ante la OTAN, Douglas Lute, que ha recordado que Estados Unidos desplegará equipos como tanques y una brigada de artillería separada.
"Esto no son fuerzas de combate sustanciales hasta que se casen con los militares que tendrían que venir de Estados Unidos", ha recalcado, rechazando el argumento de Rusia de que es "un paso provocativo" e insistiendo en que "la mayoría de estos equipos" no se desplegarán en los países del Este de la OTAN sino en países europeos occidentales, entre los que ha citado a Alemania.
Los ministros aprobarán "el concepto de disuasión y defensa de la OTAN en el flanco oriental", que será de "presencia avanzada, pero rotatoria" y "capacidad de refuerzos", aunque el número de fuerzas y equipos concretos no se definirán hasta la cumbre, según fuentes diplomáticas, que recalcan que el aumento no será "sustancial".
El ministro de Defensa británico, Michael Fallon, ha defendido la decisión del Gobierno británico de desplegar militares y buques para próximos ejercicios en los países del Este dentro de las medidas de garantías de seguridad para los bálticos para dejar claro que "la OTAN está lista para disuadir frente a cualquier tipo de presión".