Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OTAN contempla apoyo a socios del sur en seguridad de fronteras, antiterrorismo y proliferación de armas ligeras

Los países de la OTAN contemplan en la actualidad prestar apoyo a los países del Norte de África y Oriente Próximo en el control de fronteras, en la lucha antiterrorista y para atajar la proliferación de armas ligeras en la región, según ha avanzado una fuente de alto nivel de la Alianza Atlántica.
"Estamos intentando crear proyectos específicos en seguridad de fronteras, programas especiales en antiterrorismo y contra los artefactos explosivos improvisados", ha avanzado la fuente de la OTAN, que ha precisado que también contemplan atajar el problema de la proliferación de pequeñas y ligeras en la zona.
Los aliados mantienen en la actualidad "un énfasis particular en Túnez y Jordania" que son "muy vulnerables". "Estamos haciendo el máximo para aumentar el apoyo a ambos países. Hemos creado proyectos prácticos", ha precisado la fuente, que ha explicado que el paquete está "bastante avanzado con Jordania", mientras que "Túnez ha aceptado" que la OTAN entrene a sus fuerzas especiales y centrar la formación para mejorar la gestión de la frontera y las operaciones antiterroristas y ayudar al país a tener "una imagen general" de la situación a partir de la información disponible de los diferentes servicios y cuerpos de seguridad.
La OTAN también estudia en la actualidad ampliar sus actividades de entrenamiento de las fuerzas iraquíes que comenzaron en marzo en Jordania en áreas como la lucha contra los artefactos explosivos improvisados o la medicina militar aunque no entrena a las fuerzas iraquíes a combatir al Estado Islámico, algo que ya hace la coalición internacional liderada por Estados Unidos.
El Gobierno de Bagdad ha pedido más ayuda a la OTAN y trasladar algunas de sus actividades de formación al propio Irak, incluido la formación contra los artefactos explosivos improvisados en la que participan expertos españoles.
APOYO DIRECTO CON AWACS A LA COALICIÓN CONTRA DAESH
Los aliados también contemplan prestar apoyo "directo" a la coalición contra el Estado Islámico con el despliegue de aviones de vigilancia AWACS de la OTAN a Turquía y aguas internacionales del Mediterráneo oriental, aunque de momento países como Alemania y Francia rechazan que la OTAN asuma un papel en la lucha contra el Estado Islámico.
También mantienen abierta la opción de prestar apoyo al nuevo Gobierno libio si se lo solicita para ayudarle a consolidar sus capacidades institucionales de defensa, "esencialmente" en materia de asesoramiento y descarta una operación de combate sobre el terreno pese al auge del Estado Islámico en Libia.
"Ahora mismo las instituciones libias están divididas y por tanto son ineficaces. Lo que Libia necesita es tener una estrategia de seguridad nacional, una política de defensa, unas fuerzas armadas únicas, que sean parte de una estructura de mando. Es el tipo de apoyo en asesoramiento que podríamos dar", ha explicado la fuente, que ha precisado que es la ayuda que Libia le solicitó previamente, aunque no ha recibido "todavía" ninguna petición de ayuda del Gobierno libio.
La OTAN de hecho espera llegar a nuevos acuerdos para reforzar la cooperación con los países del Diálogo Mediterráneo y los países del Golfo. Los doce países salvo Irak han pedido abrir una delegación en la sede de la Alianza Atlántico.
MARCO DE ADAPTACIÓN DE LA OTAN A LAS AMENAZAS DEL SUR
El apoyo a la consolidación de las capacidades de defensa de las fuerzas locales de los países del Norte de África y Oriente Próximo es uno de los elementos clave del nuevo marco de adaptación de la OTAN para contrarrestar las amenazas del sur, que plantean los grupos terroristas como el Estado Islámico.
El marco también contempla el refuerzo de capacidades "específicas" para hacer frente a las amenazas del sur como las operaciones especiales, las fuerzas anfibias y las capacidades de vigilancia, reconocimiento e inteligencia, en línea con las recomendaciones de las autoridades militares aliadas y que la OTAN siga realizando ejercicios "que no son exclusivamente de defensa colectiva sino también para operaciones de gestión de crisis" como lo fue el 'Trident Juncture' que acogieron España, Italia y Portugal.
APOYO A LA MISIÓN CONTRA LAS MAFIAS DE LA UE
La OTAN espera concluir para la cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre de julio de Varsovia la transformación de su misión antiterrorista 'Active Endeavour' en una operación de seguridad marítima más amplia, capaz de asumir más tareas más allá de la lucha antiterrorista, como las operaciones de interdicción o contribuir a la libertad de navegación y estudia apoyar a la operación de la UE contra las mafias en el Mediterráneo Central, Sophia, una vez asuma nuevas tareas para entrenar a los guardacostas y la Marina libios y contribuir a controlar el embargo de armas a Libia.