Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama se impone en Carolina y Clinton resiste en Indiana

La ausencia de datos en un condado clave ha demorado hasta entrada la madrugada la proclamación de la victoria de Clinton en Indiana, pese a que la senadora proclamó públicamente su victoria horas antes, en una intervención ante sus simpatizantes.
Con el 99 por ciento escrutado, la ex primera dama se ha hecho con el 51 por ciento de los votos en Indiana, frente al 49 por ciento de Barack Obama, una diferencia muy inferior a la que habían vaticinado las encuestas.
Indiana era, según la mayoría de expertos, la última oportunidad de Clinton para convencer a la elite del partido de que es ella y no Obama la que tiene más posibilidades de desbancar al candidato republicano John McCain en noviembre.
Pero el margen del dos por ciento hará difícil validar ese argumento ante los 800 "superdelegados" (líderes del partido y funcionarios electos) que probablemente tendrán la última palabra en esta reñida pugna por la candidatura demócrata.
 
A la caza de 200 delegados
Obama, que ha ganado por un 14% en Carolina del Norte, un margen mayor del pronosticado, ha asegurado que le quedan solo 200 delegados para hacerse con la candidatura del partido. Para obtener la candidatura presidencial demócrata son necesarios 2.025.
En una intervención en Raleigh, en Carolina del Norte, el senador ha negado que haya división en el partido.
"No creo que estemos divididos. Es cierto que ha habido actitudes negativas en los dos lados, porque los dos peleamos intensamente por ser los candidatos. Pero estas elecciones no son por Hillary, por Obama o por McCain, son por vosotros", ha afirmado.
El senador, que durante el proceso de primarias ha perdido frente a Clinton en los estados de mayor tamaño, ha reconocido que su victoria en Carolina del Norte se había producido en un "gran estado", lo que le fortalece en la carrera por la candidatura demócrata.   LA