Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama insta al Congreso a aprobar los presupuestos del cambio

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha instado al Congreso a aprobar los presupuestos "del cambio", mientras los republicanos consideran que promueven un gasto excesivo que hipotecará el futuro del país. El demócrata advierte de que "no llegué hasta aquí para tomar medidas a medias. Vine para proporcionar el cambio que este país exigió".
El presidente ha pedido al Congreso en su mensaje radiofónico semanal que apruebe este presupuesto que, según ha dicho, apuntalará la economía y concretará el primer cambio que prometió como candidato.
Obama envió esta semana su primera propuesta de presupuesto, que se eleva a 3,55 billones de dólares y prevé un déficit para este año fiscal de 1,75 billones. Un presupuesto que, según dijo, refleja "la realidad que hemos heredado: un déficit de un billón de dólares, una crisis financiera y una onerosa recesión".
La propuesta presentada al Congreso incluye reducciones tributarias para los sectores de menores ingresos, inversiones en energía limpia, salud y educación.
Las bases de la propuesta
Así por ejemplo, contempla la creación de un fondo de 634.000 millones para extender la cobertura sanitaria en la próxima década y la reducción de los impuestos a los estadounidenses con ingresos superiores a los 250.000 dólares anuales, de la que se beneficiarán el 95 por ciento de la población.
En paralelo, se irán aplicando recortes en los gastos para reducir el déficit presupuestario hasta los 533.000 millones de dólares en el 2013.
No obstante, el presidente ha reconocido que no será fácil su aprobación en el Congreso donde tendrá que enfrentarse a las críticas de los republicanos y de los distintos grupos de presión. Obama ha hecho hincapié en que su propuesta de gastos "representa un cambio verdadero y real. También una amenaza para el status quo en Washington".
Por eso ha anticipado que la oposición vendrá, entre otros sectores, de la industria de seguros médicos que tendrán que competir con los servicios del gobierno, y de la industria energética a la que se despojará de exenciones tributarias.
Los republicanos consideran excesivo el gasto presentado por el Gobierno y han advertido de que pueden hipotecar el futuro de las nuevas generaciones. Los 3,55 billones propuestos son más altos que los 3,1 billones de este ejercicio y los 2,9 billones del anterior, y eleva el déficit fiscal de los 1,3 billones de dólares heredados de la Administración anterior a 1,75 billones. Esta cifra equivale al 12 por ciento del PIB, un porcentaje que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial.
MV