Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama firma una orden secreta para autorizar operaciones de la CIA para apoyar a los rebeldes sirios

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha firmado una orden secreta para autorizar el apoyo de Washington a los rebeldes sirios en su lucha contra las fuerzas gubernamentales, según ha informado una fuente estadounidense cercana al asunto. La orden, aprobada este año --aunque no ha trascendido cuándo fue firmada-- permite a la CIA y el resto de agencias de Inteligencia estadounidenses llevar a cabo operaciones de apoyo a los rebeldes para conseguir derrocar al presidente, Bashar al Assad.
Además, la orden presidencial recoge la colaboración de Estados Unidos con un centro de comando secreto dirigido por Turquía con la colaboración de Qatar y Arabia Saudí. El marco completo de la asistencia estadounidense a los rebeldes no ha sido determinado de forma clara.
Estas informaciones apuntan a un paso adelante del Gobierno estadounidense a los rebeldes que, hasta el momento, se ha limitado a la ayuda no letal, según Washington. De hecho, Estados Unidos aumentó hasta los 15 millones de dólares (12,2 millones de euros) la ayuda no letal que entregará a la oposición siria.
La portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Victoria Nuland, apuntó que Washington "ha dicho durante todo este tiempo que está preparado y deseoso de entregar apoyo no letal a la oposición siria". "En vista de que ese apoyo ha sido absorbido, hemos decidido aumentar la cantidad de apoyo no letal entregado", argumentó.
"Además, vamos a expandir nuestra coordinación y cooperación con otros países que han elegido (entregar) otro tipo de apoyo", añadió, en referencia a la entrega de armamento por parte de terceros países, presuntamente Arabia Saudí, Qatar y Turquía.
Respecto al centro de comando secreto, la agencia británica Reuters ha apuntado que podría tratarse de la base secreta establecida por Turquía --con la colaboración de Qatar y Arabia Saudí-- junto a la frontera siria, hecho que salió a la luz la semana pasada. Al parecer, el objetivo de la misma es controlar las operaciones militares y de comunicación que se desarrollan en Siria y poder ayudar así a las fuerzas rebeldes.
Este acuartelamiento encubierto da muestra del interés de algunos países de Oriente Próximo por derrocar al presidente sirio, Bashar al Assad, después de que los países occidentales liderasen en 2011 el bombardeo sobre las tropas del líder libio, Muamar Gadafi, para expulsarle del poder.
Turquía ha jugado en las últimas semanas un papel creciente en Siria, incluso han aparecido informaciones de que Ankara podría estar detrás del ataque con bomba contra la cúpula militar siria del pasado 18 de julio. Sin embargo, el Gobierno turco ha negado cualquier apoyo a este tipo de acciones.
Un alto mando en la reserva de un Ejército de la región ha indicado que al menos 20 generales sirios que han desertado se encuentran en Turquía coordinando a las fuerzas rebeldes. Las autoridades israelíes han indicado que al menos 20.000 soldados sirios han desertado.
Según las nuevas informaciones, esta base está ubicada en la localidad turca de Adana (sur), a unos 60 kilómetros de la frontera con Siria, que también aloja la base aérea estadounidense de Incirlik. A finales de diciembre de 2011, el diario turco 'Vatan' señaló que el Ejército de Estados Unidos tiene almacenadas 70 cabezas nucleares tácticas del tipo B61-12 en la base, 50 de las cuales estarían reservadas para uso estadounidense. Además, señaló que entre diez y 20 de las cabezas nucleares restantes están diseñadas para ser transportadas y lanzadas por aviones de guerra turcos.
Por otra parte, el Departamento del Tesoro estadounidense ha confirmado este miércoles que ha dado autorización al representante del Ejército Libre Sirio (ELS) --que aglutina a gran parte de los opositores armados-- en Estados Unidos a llevar a cabo transacciones financieras en nombre del grupo rebelde.
Las informaciones acerca de la autorización de Obama para entregar apoyo a los rebeldes llegan en medio de los combates entre las fuerzas de seguridad y los propios rebeldes para recuperar el control de Alepo, la segunda ciudad más importante del país.
Naciones Unidas calcula que más de 200.000 personas han huido de la violencia en Alepo, aunque apenas existen datos exactos acerca de lo que está ocurriendo en la localidad.