Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU comienza a bombardear las posiciones de Estado Islámico en Irak

Aviones de combate estadounidenses han comenzado este viernes a bombardear las posiciones del Estado Islámico en Erbil (norte de Irak) pocas horas después de la autorización del presidente Barack Obama.  El objetivo de estas acciones militares es proteger al personal estadounidense, así como para ayudar a las tropas iraquíes, según fuentes de la Casa Blanca.

La operación comenzó a las 12.45 --hora peninsular española-- cuando aviones F/A-18 lanzaron a las bombas de 220 kilos guiadas por láser contra una posición de artillería usada por el Estado Islámico contra las fuerzas kurdas que defendían la ciudad, según ha informado el portavoz del Pentágono, almirante John Kirby.
"La decisión de atacar fue tomada por el mando central del Ejército bajo la autorización concedida por el comandante en jefe (y presidente de EEUU), Barack Obama", ha declarado Kirby.
"Actuar de forma responsable para evitar un potencial acto de genocidio"
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció el jueves su autorización a la ejecución de bombardeos contra las posiciones del grupo extremista suní para proteger al personal estadounidense en caso de que los milicianos avanzasen hacia la localidad de Erbil, donde se encuentran estacionados.
"Podemos actuar con cuidado y de forma responsable para evitar un potencial acto de genocidio. Por ello, he autorizado bombardeos en caso de que sea necesario", ha detallado, antes de agregar que también ha autorizado la entrega de ayuda humanitaria por vía aérea.
"Hacemos lo que es necesario para proteger a nuestro pueblo. Apoyamos a nuestros aliados cuando están en peligro", ha dicho, según ha informado la cadena de televisión estadounidense CNN. "Cuando tenemos la capacidad de evitar una masacre, creo que Estados Unidos no puede hacer la vista gorda", ha agregado.