Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama: "No creo que debamos derrocar a otro dictador por la fuerza"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha comprometido a trabajar en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para llegar a un acuerdo que permita poner bajo custodia internacional y destruir el arsenal de armas químicas del Gobierno sirio, pero ha insistido en llevar a cabo una intervención militar "limitada", sin tropas sobre el terreno, si la vía diplomática fracasa.

"No voya a poner efectivos militares en Siria ni a llevar a cabo una operación de tiempo indefinido como lo que ha ocurrido en Irak o Afganistán, ni a continuar una campaña aérea prolongada como ocurrió en Kosovo o Libia. Sería un ataque con objetivos claros para disuadir el uso de armas químicas y degradar la capacidad del régimen de Al Assad" dijo esta noche Obama en un discurso dirigido a la nación.
El presidente también señaló que no cree que "debamos derrocar a otro dictador por la fuerza; aprendimos de Irak que eso nos hace responsables por lo que ocurre después, pero un ataque limitado puede hacer que Assad o cualquier otro dictador se lo piense muy bien antes de usar armas químicas", destacó Obama, quien aseguró que como mucha otra gente, está de acuerdo en que EEUU "no debe ser el policía del mundo" y dijo tener una "preferencia profunda por una solución pacífica".
En un discurso dirigido a la nación, Obama ha explicado que, después de dos años y medio, en los que Estados Unidos se ha limitado a las protestas pacíficas porque "no puede resolver todas las guerras civiles ajenas", "la situación cambió profundamente el 21 de agosto, cuando Al Assad gaseó a un millar de personas, incluidos cientos de niños".
"Las imágenes de esa masacre son nauseabundas. Después de esa terrible noche el mundo vio con un espantoso detalle la naturaleza de las armas químicas y por qué la mayoría de la humanidad las ha declarado fuera de los limites", ha recordado.
Obama ha considerado que "desde entonces ya nadie duda de que se han usado armas químicas en Siria" y ha sostenido que "el régimen de Bashar Al Assad es el responsable".
"Sabemos que el régimen de Al Assad se preparó para el ataque. Repartió máscaras antigás a sus tropas y lanzó cohetes desde una zona bajo su control contra otra de la que estaba intentando echar a la oposición. Cuando los cohetes cayeron el gas se extendió y los hospitales se llenaron con los muertos y heridos. Hemos estudiado sus muestras de sangre y pelo y han dado positivo en gas sarín", ha detallado.
"Cuando los dictadores comenten atrocidades, dependen de que el mundo mire hacia otro lado hasta que esas terribles imágenes se vayan de su memoria, pero esas cosas han ocurrido. Los hechos no pueden negarse. Ahora la cuestión es qué van a hacer Estados Unidos y la comunidad internacional", ha planteado.
Obama ha abogado por actuar, argumentando que "no solo se trata de una violación del Derecho Internacional, y de nuestro sentido de humanidad, sino de una amenaza para nuestra seguridad" porque, si no hay respuesta, "el régimen de al Assad no tendrá ninguna razón para dejar de usar armas químicas".
A este respecto ha añadido que, "si la prohibición de usar armas químicas pierde fuerza, otros tiranos no tendrán motivos para pensárselo dos veces, por lo que nuestras tropas tendrán que temer un ataque químico en el campo de batalla, y será más fácil para las organizaciones terroristas adquirirlas y usarlas contra civiles".  
En la misma línea, ha alertado de que, "si con ello se debilita también la prohibición de usar otras armas de destrucción masiva, animará a los aliados de Al Assad, como Irán, que podrían construir un arma nuclear" y supondrá "una amenaza para países como Israel, Turquía y Jordania".
INTERVENCIÓN "LIMITADA"
Obama ha aclarado que "el objetivo de este ataque sería degradar la capacidad del régimen de Al Assad de usar armas químicas y disuadirle de seguir usándolas". "Enviaríamos el claro mensaje de que el mundo no va a tolerarlo", ha subrayado.
En concreto, ha prometido que no pondrá tropas estadounidenses sobre terreno sirio. "No pretendo llegar a un conflicto abierto, como en Irak o Afganistán. No pretendo una campaña aérea prolongada, como en Libia o Kosovo", ha insistido.
Obama ha hecho hincapié en que el objetivo no es derrocar a Al Assad. "No creo que debamos quitar a un dictador por la fuerza. Ya hemos aprendido de Irak que eso nos hace responsables de todo lo que suceda después", ha recordado.
Además, ha restado importancia a las amenazas de represalia de Al Assad. "No tiene capacidad para amenazarnos seriamente y ni él ni ninguno de sus aliados está interesado en empezar una escalada que pueda llevar a su derrota", ha indicado.
Obama también ha querido salir al paso de las críticas por pretender que Estados Unidos sea "la policía del mundo". "No lo somos, es cierto. Todos los días pasan cosas terribles y está más allá de nuestras manos impedirlo, pero cuando con un modesto esfuerzo podemos impedir que haya niños gaseados hasta la muerte, creo que deberíamos actuar. Eso es lo que hace a Estados Unidos diferente, excepcional", ha sostenido.
VÍA DIPLOMÁTICA
Sin embargo, se ha mostrado consciente de que, "después del terrible balance de Irak y Afganistán, la idea de una acción militar, independientemente de cuánto se limite, no va a ser popular". "Sé que los estadounidenses nos quieren a todos en Washington, especialmente a mí, para centrarnos en construir una nación desde casa", ha señalado.
Obama ha aseverado que se inclina "profundamente" hacia las soluciones pacíficas y que, por ello, ha decidido, junto a Reino Unido y Francia, "trabajar, en contacto directo con Rusia y China, para sacar adelante una resolución en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas exigiendo a Al Assad que entregue sus armas químicas y que, en último término, las destruya bajo control internacional".
Con esa intención, ha revelado que ha ordenado al secretario de Estado, Jonh Kerry, que se reúna el próximo jueves con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, mientras que, por su parte, seguirá las "discusiones" con el presidente ruso, Vladirmir Putin.
"Aunque es demasiado pronto para saber si esta iniciativa tendrá éxito, por lo que cualquier acuerdo debe verificar que el régimen de Al Assad mantiene su compromiso, tiene el potencial de eliminar la amenaza de las armas químicas sin la fuerza", ha valorado.
Así, ha reiterado su petición al Congreso estadounidense para que posponga la votación que pretendía llevar a cabo esta semana para autorizar al Gobierno a intervenir militarmente en Siria "mientras buscamos esta vía diplomática".
A pesar de todo ello, ha indicado que, entretanto, ha ordenado a los militares estadounidenses "que mantengan sus posiciones actuales para mantener la presión sobre Al Assad y para responder, si la diplomacia falla".
LA AMENAZA DEL EXTREMISMO
Por otro lado, ha respondido a las preguntas planteadas por congresistas y ciudadanos sobre el escenario que surgiría tras una eventual caída de Al Assad y, en concreto, sobre las posibilidades de expansión del 'yihadismo'.
"Es cierto que algunos de los opositores a Al Assad son extremistas, pero Al Qaeda solamente se hará fuerte en una sociedad aún más caótica, que será una realidad si el pueblo sirio ve que el mundo no hace nada para evitar la muerte de civiles inocentes", ha contestado.
Obama ha sostenido que "la mayoría del pueblo sirio --y de la oposición siria-- simplemente quiere vivir en paz, con libertad y dignidad". "Y el día después de la acción militar redoblaremos nuestros esfuerzos para alcanzar una solución política que fortalezca a quienes rechazan la tiranía y el extremismo", ha concluido.