Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama: "Tras la cumbre, EEUU y el mundo estarán más seguros"

Pese al acuerdo adoptado, la manera en la que los países lo llevarán a cabo no está clara. El comunicado final de la Cumbre ofrece escasas medidas multilaterales específicas y, si bien algunos países han ofrecido pasos individuales concretos, otros, como Pakistán, se han mostrado reacios al considerar que sus arsenales nucleares ya están lo suficientemente bien guardados.
Los 47 países han acordado volver a reunirse en Corea del Sur dentro de dos años, en 2012, para una nueva cumbre en la que se examinarán los progresos alcanzados hasta entonces y nuevas medidas a adoptar.
Un Obama visiblemente satisfecho, ha admitido en una rueda de prensa al término de la reunión que lograr el objetivo de la seguridad de todos los materiales radiactivos en cuatro años "no será fácil" y requerirá que los países adopten medidas "osadas y pragmáticas".
En cualquier caso, ha subrayado, ningún país podrá conseguirlo en solitario, sino que será necesaria una cooperación internacional reforzada, en donde el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) jugará un importante papel.
Resaltó también el anuncio de países como Ucrania o Canadá de que se desharán de su uranio de alta gradación.
El terrorismo nuclear, una amenaza
En el comunicado, los participantes en la reunión de Washington subrayaron que "el terrorismo nuclear es una de las mayores amenazas para la seguridad internacional".
Aseguraron que la forma más efectiva de prevenir que grupos terroristas, criminales y otros actores ilícitos adquieran material radioactivo es la implementación de "fuertes medidas de seguridad".
Programa nuclear iraní
La cumbre no sólo ha dado lugar a debates acerca de la seguridad nuclear en general. A lo largo de los dos días de reuniones, el programa nuclear iraní ha protagonizado buena parte de las deliberaciones al margen de las sesiones plenarias.
Obama ha asegurado que Irán "debe recibir las consecuencias" por su desafío a la voluntad internacional al continuar adelante con este programa atómico.
Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y Alemania debaten una nueva resolución sobre sanciones contra Irán, a la que China se ha mostrado renuente hasta el momento, aunque en los últimos días parece haber aproximado posiciones a EE.UU. EPF