Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama pide a demócratas y republicanos que trabajen juntos para superar "la quebrada situación política" de EEUU

Uno de los asientos del Congreso ha quedado vacío en memoria de las víctimas de la violencia armada en el país
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha realizado este martes su último discurso sobre el Estado de la Unión, aprovechando la ocasión para pedir a todos los miembros del Congreso que trabajen juntos para superar "la quebrada situación política del país" y, de esta manera, hacer frente a los "tiempos de cambio extraordinario" que afronta el país norteamericano.
"Hay un montón de gente en esta Cámara a la que le gustaría ver una mayor cooperación, un debate más elevado en Washington", ha dicho el mandatario estadounidense, que ha insistido en que, si lo que se quiere es una mejor política, "no es suficiente con cambiar un congresista, un senador o, incluso, un presidente; sino que hay que cambiar el sistema".
En este contexto, ha indicado que hay una serie de temas en los que se debería llegar a acuerdos y sobre los que él va a seguir trabajando hasta el final de su mandato: "Arreglar de un sistema de inmigración roto; proteger a nuestros niños de la violencia armada; igual remuneración por igual trabajo; el aumento del salario mínimo. Todas esas cosas siguen siendo importantes para las familias trabajadoras", ha aseverado.
Sin embargo, pese a enumerar todas estas cuestiones, Obama ha señalado que para su discurso final ante el Congreso no quiere hablar sólo sobre el año que viene. "Quiero centrarme en los próximos cinco años, diez años y más allá", ha explicado el jefe de Estado, que ha hecho de su discurso un llamado a superar la polarización entre las fuerzas políticas y sociales de Estados Unidos.
Las palabras de Obama han provocado los aplausos de la gran mayoría de los asistentes, que han abarrotado el hemiciclo a excepción del asiento situado junto a la primera dama, Michelle Obama, que ha quedado vacío en recuerdo a las víctimas de la violencia armada en Estados Unidos.
DENUNCIA LOS INSULTOS DE POLÍTICOS CONTRA MUSULMANES
El presidente ha realizado también una crítica indirecta a los políticos republicanos que durante la campaña electoral han cargado contra el colectivo musulmán, al rechazar "cualquier política que se dirija a las personas por motivos de raza o religión".
"Cuando los políticos insultan a los musulmanes, cuando una mezquita es atacada, o cuando un niño es acosado (...) eso nos vuelve débiles a ojos del mundo y traiciona lo que somos como país", ha agregado Obama, quien ha defendido que el mundo respeta a Estados Unidos "no sólo por su arsenal, sino también por su diversidad, su apertura y la forma en que respecta a todas las religiones".
Obama ha insistido en que no se trata de una cuestión de corrección política, sino de entender lo que hace fuertes al país y ha recuperado las palabras que usó el Papa Francisco durante su discurso ante esa misma sala, hace tan solo unos meses, cuando advirtió de que "imitar el odio y la violencia de los tiranos y asesinos es la mejor manera de ocupar su lugar".
ABOGA POR EL CIERRE DE GUANTÁNAMO
En otro orden de cosas, Obama ha asegurado que seguirá intentando cerrar la cárcel de Guantánamo, al tiempo que ha reiterado que es "cara" e "innecesaria". "Solo sirve a nuestros enemigos como propaganda para el reclutamiento", ha agregado.
Este es otro de los temas que han enfrentado a demócratas y republicanos durante la legislatura, tal y como ha recordado Obama. Sin embargo, el mandatario también ha querido reconocer algunos avances logrados gracias a los "esfuerzos bipartidistas", como es el caso de la educación.
"Juntos hemos mejorado la educación e incrementado las tasas de graduación", ha indicado el presidente, que ha afirmado que el siguiente reto en esta materia consiste en "hacer que el coste de la universidad sea asequible para todos los estadounidenses".
Asimismo, ha puesto el énfasis en áreas donde fue posible alcanzar compromisos con los republicanos en el Congreso: la reforma de la justicia penal, el comercio, y la reducción de la pobreza.
Otro aspecto que ha mejorado durante los últimos años en Estados Unidos es el económico, dejando atrás la crisis financiera de 2008, provocada por la "irresponsabilidad" de Wall Street, según ha añadido el mandatario, que ha acusado de "vivir en un mundo de ficción" a quienes dicen que la economía del país estadounidense sigue hoy en día en declive.
JOE BIDEN Y LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER
Uno de los momentos emotivos del discurso de Obama ha coincidido con el anuncio de una iniciativa para que sea Estados Unidos el país que descubra la cura del cáncer, un proyecto que contará con importantes inversiones económicas y que estará liderado por el vicepresidente, Joe Biden, quien perdió recientemente a su hijo por esta enfermedad --cáncer cerebral--.
"Esta noche estoy anunciando un nuevo esfuerzo nacional (...) y voy a poner a Joe a cargo del control de la misión. Para los seres queridos que todos hemos perdido, para la familia que todavía podemos salvar, vamos a hacer de Estados Unidos el país que cura el cáncer de una vez por todas", ha señalado.
En este sentido, ha defendido que el servicio público de asistencia médica Medicare es "más importante que nunca", ya que permite a personas con necesidades especiales tener una "cobertura" básica y, al mismo tiempo, ayuda a crear empleos. Sin embargo, su Ley de Salud Asequible, conocida como 'Obamacare', sigue siendo un punto de choque entre las partes enfrentadas en el Congreso.
Este discurso ha sido una de las pocas oportunidades que le quedaban a Obama para llamar la atención de millones de estadounidenses antes de las elecciones generales de noviembre, de las que saldrá el nuevo presidente de la nación, quien asumirá en enero del 2017.