Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama: "La diplomacia más dura de la vida, conservar mi Blackberry"

Ambiente relajado y sentido del humor. Ese fue el tono de Obama en el banquete anual del Club Alfalfa, una selecta entidad que agrupa a 200 personalidades del mundo político y empresarial de Washington. El presidente de EEUU bromeó sobre la tendencia a las palabrotas de su jefe de Gabinete, Rahm Emanuel, pero también de su afición desmedida por el telefóno móvil, por el que ha tenido "que desarrollar la diplomacia más dura de mi vida" para "conservar mi Blackberry".
"Cada semana, este hombre dedica un poco de tiempo a trabajar en pro de la comunidad. La semana pasada estaba en una escuela local para enseñar palabrotas a los niños pobres", bromeó Obama esta noche en la cena del club, que como única misión es celebrar este encuentro cada año.
El presidente, de todos modos, encontró también ocasión para reirse un poco de sí mismo, en particular su ya célebre adicción a su teléfono móvil, que finalmente podrá conservar después de que se le hayan aplicado todo tipo de códigos y se haya manipulado para que sólo pueda recibir mensajes de una serie de direcciones de confianza.
"En sólo las primeras semanas he tenido que desarrollar la diplomacia más dura de mi vida. Y eso ha sido sólo para conservar mi Blackberry", afirmó Obama.
"Al final, ha dicho entre las risas de los asistentes, "he acordado limitar el número de personas que me pueden enviar mensajes. Es una lista muy exclusiva". Para saberlo "miren a la persona que tienen a la izquierda. Luego a la que tienen a la derecha. Ninguno tiene mi dirección de correo electrónico", se burló.
Durante la cena, a la que no se permite el acceso a la prensa, los presentes hacen discursos jocosos y eligen en broma a un candidato presidencial, que debe entonces hacer una alocución.
Entre los invitados a esta edición de la cena del club, que no admitió mujeres hasta 1994, cuando la entonces primera dama Hillary Clinton acompañó a su esposo, Bill Clinton, se encontraba la gobernadora de Alaska y ex candidata republicana a la presidencia, Sarah Palin.ZA