Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama describe como un "importante éxito" la destrucción del arsenal químico sirio en el 'Cape Ray'

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha descrito este lunes como un "importante éxito" la finalización de los trabajos de neutralización de los componentes del arsenal químico sirio.
"Los elementos químicos más letales que poseía por el régimen sirio han sido destruidos por profesionales civiles y militares estadounidenses utilizando una capacidad única en el 'Cape Ray', semanas antes del plazo", ha indicado a través de un comunicado.
En el mismo, ha destacado que el proceso "supone un avance en el objetivo colectivo para garantizar que el régimen de (el presidente sirio, Bashar) Al Assad no puede usar su arsenal químico contra el pueblo sirio y envía un mensaje claro: el uso de estas horribles armas tiene consecuencias, y no será tolerado por la comunidad internacional".
Así, y tras agradecer a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW) y el resto de países que están participando en la destrucción del arsenal sirio, Obama ha dicho que "sigue habiendo preguntas sobre las omisiones y discrepancias en la declaración siria a la OPCW, así como en las continuadas denuncias sobre el uso de armas químicas".
"Estas preocupaciones han de ser resueltas, y trabajaremos de cerca con la OPCW y la comunidad internacional para buscar una solución a estos asuntos, al tiempo que presionamos al régimen de Al Assad para poner fin a sus horribles atrocidades contra su pueblo", ha remachado.
Siria accedió en octubre a destruir todo su arsenal químico en aplicación del acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y Rusia y tras las amenazas militares de Estados Unidos por el ataque con gas sarín perpetrado el 21 de agosto de 2013 en las cercanías de Damasco.
El Gobierno estadounidense y otros países occidentales atribuyeron este ataque al Gobierno, pero tanto Rusia como Siria acusaron de él a los rebeldes. El acuerdo obligaba a Siria a inhabilitar todas sus instalaciones de producción y elaboración de armas químicas antes del 1 de noviembre de 2013. Asimismo, para el 30 de junio de 2014 debería quedar destruido o entregado todo el arsenal químico del país.