Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama estudia lanzar una operación aérea para ayudar y proteger a los miles de yazidíes cercados en una montaña

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está estudiando la posibilidad de lanzar una operación aérea para ayudar y proteger a los miles de yazidíes que están cercados por milicianos del Estado Islámico en una montaña en el noroeste de Irak y que padecen un grave riesgo de morir de inanición, ha informado el diario 'The New York Times'.
Unos 40.000 yazidíes han huido de Irak y Siria como consecuencia de las amenazas lanzadas por el grupo terrorista Estado Islámico en los últimos días.
En una reunión con su gabinete de Seguridad Nacional, Obama ha sopesado una serie de opciones que van desde el reparto de ayuda humanitaria con lanzamientos desde aviones hacia el Monte Sinjar hasta ataques aéreos a los milicianos del Estados Islámico, que están situados en la base de la montaña, según ha informado una fuente gubernamental estadounidense.
Otra fuente del Ejecutivo norteamericano ha alertado de que podría haber "una catástrofe humanitaria" en la montaña y que se espera que el presidente tome una decisión de manera "inminente".
"El presidente está sopesando ambas opciones, tanto la pasiva como la activa", ha dicho antes de definir la acción pasiva como el lanzamiento de recursos humanitarios vía aérea. "Con la activa, podemos centrarnos en los elementos del ISIS que están cercando la base de la montaña".
Obama, por su parte, no ha hecho mención a esta acción militar inminente, que la administración ha estado retrasando hasta que no haya un nuevo Gobierno en Irak. Tanto la Casa Blanca como el Departamento de Defensa han dicho en privado que Estados Unidos no intervendrá militarmente hasta que el primer ministro, Nuri al Maliki, haya renunciado.
Fuentes gubernamentales que no están autorizadas a hablar del tema públicamente han explicado al 'The New York Times' que la crisis en el Monte Sinjar podría estar forzando la acción del Ejecutivo.
Además, han asegurado que cualquier acción militar seria "limitada, especifica y realizable" y han destacado que el partido político de Al Maliki debería de haber anunciado un nuevo candidato para el cargo de primer ministro este jueves pero no lo ha hecho aún.
En torno a 40 niños han muerto ya por hambre y deshidratación, de acuerdo con los datos publicados por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), mientras que unas 40.000 personas han estado refugiándose en la montaña sin comida, agua ni acceso a productos básicos.