Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama defiende su ley sanitaria y cifra en 20 millones los estadounidenses asegurados gracias al 'Obamacare'

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha defendido este jueves su ley sanitaria y ha cifrado en 20 millones los estadounidenses asegurados gracias al 'Obamacare', un día después de que el candidato republicano Donald Trump criticase la reforma y anunciase que la derogaría si llega a la Casa Blanca.
Durante su viaje a Wisconsin para promocionar la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida como 'Obamacare', el presidente estadounidense ha dicho que espera que los legisladores republicanos trabajen con él durante sus últimos meses de mandato para llegar a un consenso.
"Hoy puedo anunciar que gracias a la ley más de 20 millones de estadounidenses cuentan ahora con un seguro de salud", ha dicho Obama a una multitud en la ciudad de Milwaukee, en un discurso que ha sido introducido por un hombre que ha explicado como el 'Obamacare' le ha salvado la vida, según informan los medios estadounidenses.
El magnate Donald Trump, que se sitúa como principal candidato a lograr la nominación del Partido Republicano, presentó el miércoles su plan sanitario y se comprometió a derogar la ley de salud aprobada por el presidente Obama si llega a la Presidencia.
"Voy a derogar y reemplazar a 'Obamacare'", escribió Trump en su cuenta de Twitter, donde también compartió el documento en el que detalla sus promesas electorales en materia sanitaria. "El 'Obamacare' ha aumentado la incertidumbre económica de cada uno de los residentes de nuestro país", denunció.
Trump insistió en que dicha legislación fue aprobada solo con una parte de los apoyos del Congreso y promulgada "por el presidente que más ha dividido (al país)", al tiempo que criticó sus elevados costes.
En este contexto, el candidato republicano también se refirió a los inmigrantes indocumentados, que --según denunció-- "cuestan a Estados Unidos unos 11.000 millones de dólares anuales". "Si se cumplieran las leyes de inmigración vigente y se restringieran los visados se podrían aliviar las presiones de costes en atención médica sobre los gobiernos estatales y locales", sentenció.