Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Olivia, la niña que no podía jugar porque se le dislocaban todos sus huesos

Olivia Court nació con una rara enfermedad que le impedía jugar. Ni siquiera podía caminar o dar saltos de alegría porque el síndrome de Ehlers Danlos que padece provocaba que sus articulaciones se dislocaran con cualquier movimiento. Ahora, el futuro de la pequeña de tres años ha cambiado gracias a una licra que actúa como una segunda piel y que le permitirá llevar una vida normal.
Esta enfermedad rara provoca hipermovilidad en los huesos al extremo de que las articulaciones de Olivia se dislocaban dolorosamente, según publica el . Daily Mail
La condición de la niña era tan grave que no podía sentarse y al nacer los médicos advirtieron a sus padres de que no gatearía y probablemente tampoco lograría caminar.
Sin embargo, la vida de Olivia, comienza a cambiar, gracias a esta especie de corsé o licra revolucionaria que mantendrá ajustado sus músculos y con ello sus huesos permanecerían en su lugar.
La licra especialmente diseñada cuesta más de 2.500 euros y Olivia tendrá que usarlo todos los días durante ocho horas.
Los doctores están maravillados de los resultados que han conseguido con el invento y esperan que tras el continuado uso de la prenda la niña pueda desarrollar la fuerza suficiente para que su cuerpo pueda luchar por sí mismo contra el padecimiento.
La licra no sólo mantiene sus articulaciones en su lugar, además soporta la columna vertebral y los músculos de la base y desde que lo lleva, sus caderas no se han desplazado ni una vez.
Los padres de Olivia recuerdan "que un año atrás ni siquiera podía mantenerse en pie sin ayuda y ahora está corriendo por todas partes. Realmente ha cambiado su vida."