Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Opositoras sirias aseguran que Viena no es suficiente y piden que se escuche la voz de los moderados

Varias mujeres integrantes del Alto Comité para las Negociaciones --el órgano que agrupa a las principales fuerzas opositoras sirias-- han reclamado a la comunidad internacional que escuche la voz de los moderados y que ejerza presión para acabar con el régimen del presidente, Bashar al Assad, y poder así construir un Gobierno "transitorio y plenipotenciario".
En una rueda de prensa en Roma, donde hoy jueves tendrán una audición en la Comisión de Exteriores de la Cámara Diputados de Italia, las opositoras sirias han manifestado que las conclusiones de la reunión en Viena --que resolvió un tímido compromiso para ampliar el inestable alto el fuego pactado en febrero y más envío de ayuda humanitaria-- no son suficientes.
"El régimen de Bashar al Asad, junto a Rusia e Irán, no respeta las treguas locales y eso es una violación de los principios de internacionales. La comunidad internacional debe condenar los crímenes porque hay una relación orgánica entre la presión que pueda ejercer sobre el régimen y la capacidad de salir a la luz de la oposición pacífica", ha manifestado la vicepresidente de la coalición de la oposición siria, la activista laica Suhair Atassi.
Además, ha acusado al Gobierno de Bashar Al Asad de violar los Derechos Humanos de miles de personas obligándolas a permanecer bajo asedio y jugando con las necesidades básicas de los seres humanos, como el agua, la comida y la atención médica. "Al Assad usa el hambre como arma política no dejando entrar ayuda humanitaria y esto es un crimen de guerra", ha asegurado.
Por otro lado, ha denunciado que los socios de Al Assad, Irán y Rusia, también ejercen presión sobre la población civil amenazando con anular los servicios de ayuda humanitaria. "Rusia e Irán han violado las resoluciones de alto el fuego de la ONU y queremos que sean juzgados por ello", ha señalado.
Preguntadas por las posibles divergencias en la oposición siria, la abogada y defensora de los Derechos Humanos, Hind Kabawat, ha dicho que precisamente la fuerza de Sira "está en su diversidad". "Somos oposición y tenemos opiniones distintas porque no somos una dictadura como Asad. Nuestra fuerza es la democracia", ha aseverado. Sobre el papel de la mujer ha señalado que no se le puede dejar el poder a "los señores de la guerra". "La mujer tiene un papel relevante en este grupo consultivo que representantes todas la religiones y etnias", ha asegurado Kabawat.
Por su parte, la periodista Salma Almasalmah ha señalado que el régimen de Asad "ha hecho propaganda de la violencia de Estado Islámico para esconder sus crímenes de guerra". "La oposición democrática está entre Estado Islámico y el régimen de Al Assad. El 84 por ciento de las víctimas han sido asesinadas por las fuerzas del Gobierno y sólo un 16% por Estado Islámico y esto no se refleja en los medios de comunicación internacionales", ha concluido.