Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Orden de procesamiento de 98 colaboradores de Pinochet

Se trata del juicio por violaciones de los derechos humanos más numeroso de la historia de Chile . Vídeo: Atlastelecinco.es
El procesamiento está relacionado con la llamada "Operación Colombo", un montaje creado en 1975 para encubrir la desaparición de militantes izquierdistas durante el régimen militar.
Entre los procesados hay militares, civiles y carabineros, todos ellos ex agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía secreta de la dictadura chilena.
En su momento, el régimen militar intentó justificar los hechos diciendo que los opositores habían huido al extranjero y muerto en enfrentamientos internos en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), cuando en realidad desaparecieron en Chile por orden de los servicios secretos.
Se llegaron a publicar informaciones manipuladas en las revistas "Lea", de Argentina, y "O Novo Día", de Brasil, con los nombres de algunos de los desaparecidos.
Colaboración entre dictaduras
La "Operación Colombo" está considerada el inicio de la colaboración entre las dictaduras sudamericanas de la época -que posteriormente se conocería como "Operación Cóndor"- ya que contó con los vínculos de los militares de varios países.
Por esa operación ya fue procesada parte de la cúpula de la DINA, incluido su máximo responsable, el general retirado Manuel Contreras, así como el general de brigada retirado Miguel Krassnoff Martchenko y el coronel jubilado Marcelo Moren Brito, quienes acumulan varios procesos por otras causas de violaciones de derechos humanos.
Entre los procesados figuran ocho coroneles retirados, Héctor Molina Astete, Sergio Castillo González, Eduardo Guerra Guajardo, Víctor San Martín Jiménez, José Fuentes Torres, Manuel Carevic Cubillos, Jaime París Ramos y César Manríquez Bravo.
Según las fuentes de tribunales, las diligencias de notificación y detención de los imputados se puede demorar toda la semana.
Bajo la dictadura de Pinochet, unas 3.000 personas murieron, y de ellas más de 1.200 fueron detenidos desaparecidos.  LA