Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ordenan prisión preventiva para el quinto acusado por el asesinato de la activista Berta Cáceres

La quinta persona que ha sido acusada en relación a la muerte de la activista indígena hondureña Berta Cáceres, Emerson Eusebio Duarte Meza, tendrá que ingresar en prisión, después de que los Juzgados Unificados de Francisco Morazán emitieran un auto formal de procesamiento y ordenaran prisión preventiva para el detenido.
La audiencia contra Duarte Meza, en cuya vivienda se halló el arma con la que dispararon contra Cáceres, ha comenzado este viernes, después de haberse dictado contra él detención judicial el pasado lunes, tal y como ha informado el diario hondureño 'El Heraldo'.
Duarte Meza es el hermano gemelo de Edilson Atilio, contratado supuestamente como sicario en el caso contra la activista. Hasta el momento, son cinco los detenidos por la muerte de la que fue coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas del país.
Los otros cuatro imputados son Sergio Ramón Rodríguez Orellana, gerente ambiental de la empresa Desarrollos Energéticos S. A. (DESA); Douglas Geovanny Bustillo, teniente retirado de las Fuerzas Armadas de Honduras y quien fue subjefe de seguridad de la misma empresa; el mayor de las Fuerzas Armadas Mariano Díaz Chávez, quien era instructor de la Policía Militar del Orden Público (PMOP) y miembro de las Fuerzas Especiales; y Edilson Atilio Duarte Meza, contratado supuestamente como sicario.
El hermano gemelo de Edilson Duarte fue el último implicado en el caso, después de que se encontrara en su vivienda el arma con la que dispararon a Berta Cáceres.
INVESTIGAR A DESA
Por su parte, el encargado de la defensa de la familia de Cáceres, Víctor Fernández, ha pedido que se investigue a más empleados de la compañía DESA, la empresa que impulsa el proyecto Agua Zarca que Cáceres logró paralizar.
Haciéndose eco de una petición que ya ha realizado la familia de la activista, ha añadido que es necesario que el Gobierno permita que una comisión internacional independiente participe en la investigación del caso para hallar, más allá de los perpetradores del ataque, a los autores intelectuales del asesinato.