Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Organismos de Naciones Unidas cifran en 10.000 los desplazados de Faluya y alertan de la situación

Varios organismos de Naciones Unidas han cifrado este lunes en cerca de 10.000 las personas que han huido de la localidad iraquí de Faluya a causa de la ofensiva de las fuerzas de seguridad contra el grupo yihadista Estado Islámico, agregando que otras 50.000 permanecen atrapadas en la ciudad.
En su comunicado conjunto, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), han recalcado que "trabajan a contrarreloj" para dar ayuda humanitaria a estas personas.
Así, han valorado que, pese a que el Gobierno ha establecido campamentos para las 60.000 personas desplazadas en la provincia de Anbar (oeste), en la que se encuentra Faluya, las instalaciones "están sobrecargadas y tienen poca capacidad para acoger a más personas".
"Los residentes de Faluya conviven con niveles extremos de violencia y los actores humanitarios no han tenido acceso para llegar a ellos desde hace cerca de un año", han alertado, agregando que, además de la violencia, "los ciudadanos tienen que hacer frente a una grave escasez de alimentos, medicinas y otros servicios básicos, como el abastecimiento de agua, pues no hay forma de salir de la ciudad".
En este sentido, han manifestado que "la mayoría de la gente huyó solo con su ropa, y muchos varones fueron separados de sus familias". "Llegamos sin nada, no tenemos nada", dijo una mujer a los miembros del equipo de la misión.
La ONU y sus socios, que trabajan para entregar agua potable, raciones de alimentos y cubrir las necesidades de higiene y saneamiento de los desplazados por los combates, han reclamado a las partes involucradas que permitan un acceso seguro a la ayuda fuera de la zona de conflicto.
"La seguridad es también una preocupación importante, ya que la línea de fuego está a pocos kilómetros de los campamentos. Naciones Unidas está alerta ante una creciente escalada del conflicto, que podría provocar un aumento en el número de desplazamientos", ha añadido.
Por último, han recordado que más de 3,4 millones de personas --de los cuales la mitad son niños-- se encuentran desplazadas en el país árabe, en el que además necesitan ayuda unos diez millones de personas.
Estos organismos han recalcado que es urgente "lograr fondos adicionales para proporcionar operaciones humanitarias ininterrumpidas de salvamento", destacando que el déficit de financiación es de más de 550 millones de dólares (unos 484 millones de euros).