Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Orquesta de San Petersburgo da un concierto en el anfiteatro romano de Palmira

La Orquesta Sinfónica de San Petersburgo ha dado este jueves un concierto en el anfiteatro romano de la ciudad antigua de Palmira para celebrar el desminado de estas ruinas sirias, devastadas por el paso de los terroristas del Estado Islámico.
Valeri Gergiev ha dirigido un concierto titulado 'Pray for Palmyra' ('Reza por Palmira'), que ha sido transmitido en directo a todo el mundo para celebrar el final del dominio de Estado Islámico en la localidad y honrar a quienes han dado sus vidas por defender la ciudad antigua.
Gergiev, un colaborador cercano del Kremlin, ya tiene experiencia en llevar música a zonas de guerra. En 2008 dirigió otro concierto de la Orquesta Sinfónica de San Petersburgo en la capital de Osetia del Sur, Tskhinval, tras el conflicto armado.
El director ha descrito el concierto como una protesta artística contra la barbarie desatada por los milicianos de negro, que durante los diez meses de ocupación de Palmira usaron el anfiteatro romano para ejecutar rehenes.
Entre el público había tropas rusas, a pesar de la retirada anunciada por el Kremlin, y habitantes de la ciudad moderna de Palmira, según ha informado la cadena rusa RT, que ha difundido las imágenes del concierto.
"Este acto ha implicado grandes inconvenientes y peligros para todos porque se trata de un país en guerra, cerca de donde aún hay hostilidades, lo que ha exigido gran fortaleza y coraje personal de todos vosotros. Muchas gracias", ha dicho el presidente ruso, Vladimir Putin.
Putin ha hecho hincapié, en una videoconferencia desde Sochi, en la necesidad de que "cualquier éxito en la lucha contra el terrorismo sea percibido por todos como una victoria común y que cualquier víctima se interprete como una pérdida personal".
El Gobierno de Bashar al Assad, apoyado por los aviones rusos, logró echar al Estado Islámico de Palmira el 27 de marzo. Desde entonces, artificieros rusos se han encargado del desminado, ya que la localidad estaba plagada de explosivos.
La limpieza de la ciudad antigua se completó el 21 de abril con la neutralización de más de 1.400 minas. El jefe de las Tropas de Ingeniería, el teniente general Yuri Stavitski, ha anunciado este jueves el desminado de la Palmira moderna. "La tarea se ha cumplido plenamente", ha proclamado, de acuerdo con la agencia de noticias Sputnik
La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha advertido de que las acciones del Estado Islámico en Palmira --patrimonio de la Humanidad-- y otros lugares en Irak y Siria podrían constituir un crimen de guerra.