Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oxfam ve crucial que se levante el bloqueo para reconstruir Gaza "por última vez"

Considera que la población está recibiendo un "castigo colectivo" por actos de los que no es responsable
Oxfam (Oxfam Intermón en España) ha exigido este jueves el fin de las represalias sobre la población gazací como "paso indispensable" para lograr una paz duradera y poder reconstruir Gaza "por última vez".
En una manifestación celebrada en Parliament Square de Londres en la que 150 personas se han metido en cajas para representar el bloqueo de la Franja, la organización ha reivindicado la necesidad de que Israel levante el bloqueo de forma permanente para que Gaza se recupere completamente.
Oxfam ha reiterado que sus reivindicaciones y la situación de la Franja de Gaza no se centran sólo en la última crisis existente entre Israel y el territorio palestino, comenzada el pasado 8 de julio con la operación 'Margen Protector' y en la que han muerto ya unos 2.000 palestinos y 67 israelíes, sino que vienen dadas por el bloqueo ejercido por Israel desde 2007.
La organización ha explicado que proporciona ayuda humanitaria urgente a los habitantes de la zona en una labor conjunta con miembro del Disasters and Emergency Committee, pero que la necesidad del levantar el bloqueo es ahora "más urgente que nunca".
El responsable de Oxfam en el Territorio Palestino Ocupado e Israel, Nishant Pandey, ha dicho que la responsabilidad recaerá sobre la comunidad internacional en el caso de permitir que el bloqueo continúe. Además, ha añadido que la de ahora es una oportunidad "única" para que la comunidad internacional "presione a Israel para acabar con el bloqueo".
"La preocupación de Israel por su seguridad es legítima, pero castigar a toda la población de Gaza no contribuirá a lograr una paz y una situación de seguridad duraderas para los palestinos e israelíes", ha dicho. "Ya es suficiente, Israel debe levantar el bloqueo ya", ha añadido.
La organización ha denunciado que la población civil esté siendo "castigada" por unos actos de los que no es responsable. "Un castigo colectivo", ha dicho, que es ilegal conforme al Derecho internacional.
LA DESTRUCCIÓN ACTUAL
A la crisis actual se suman los ya existentes problemas de abastecimiento de agua potable, electricidad y alcantarillado que han hecho que el 80 por ciento de los habitantes de Gaza necesite de la ayuda de las organizaciones de ayuda.
Según los datos de la organización, más de 100.000 personas han perdido sus casas en los últimos ataques y el alcance sobre las infraestructuras civiles es "el peor" que Oxfam ha visto en los últimos 20 años de trabajos en el territorio. En las últimas semanas 15 hospitales, 16 clínicas y más de 200 escuelas mientras que 25 han sido totalmente desmanteladas.
La única central eléctrica ha sido destruida, lo que ha afectado a los ya dañados sistemas de bombeo y abastecimiento de agua. Esto se ha sumado a una crisis energética crónica provocada por la escasez de combustible que ya causaba cortes de suministro eléctrico antes de que la central dejase de funcionar.
Además, el peligro de que se produzca una crisis sanitaria se ve favorecido por la circulación de aguas residuales en las calles debida a la destrucción del sistema de alcantarillado y por el acceso limitado de la población a agua potable. La mitad de los 1,8 millones de habitantes no tiene acceso a agua limpia y la otra mitad sólo accede a ella cada cinco días.
UN PROBLEMA ANTERIOR
Pandey ha asegurado que el aislamiento ya "estrangulaba" la economía gazací mucho antes de la actual crisis. El territorio dependía de las exportaciones de fresas a Reino Unido, de flores a Países Bajos y de otros bienes a Israel y Cisjordania, pero el bloqueo ha reducido los ingresos por este mercado a un 2 por ciento de los niveles previos.
Las limitaciones afectan al terreno de cultivo, del que hasta un 35 por ciento está fuera de los límites del territorio o sujeto a restricciones.
Más del 40 por ciento de la población activa estaba desempleada y el PIB per cápita no superaba los 1.074 dólares (800 euros), algo más del 3 por ciento del PIB de Israel. Además, la población se veía obligada a gastar hasta un tercio de sus ingresos en la compra de agua potable a proveedores privados porque el 90 por ciento del agua extraída del acuífero de la zona no es potable.
Además, menos de 200 personas han logrado salir de Gaza en los últimos seis meses frente a las 26.000 personas que, de media, salieron en el mismo periodo del año 2000 y sólo tres gazacíes han logrado estudiar en Cisjordania en los últimos 14 años.